¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Un sicario que se mueve entre México y EEUU es protagonista en Venecia

Se trata del documental "El sicario Room 164", dirigido por Gianfranco Rosi y filmado íntegramente en español, que muestra a un sicario arrepentido contando sus pecados.

La historia de un asesino a sueldo que se ha movido entre México y EEUU es protagonista también del 67 Festival Internacional de Cine de Venecia, en el que se ha presentado el documental "El sicario Room 164", dirigido por el italiano Gianfranco Rosi y filmado íntegramente en español

Este documental retoma el testigo del artículo "The Sicario", que el escritor estadounidense Charles Bowden publicó en 2009 en "Harper''s Magazine", según explicó hoy Rosi en una entrevista con Efe en Venecia, en cuyo festival se ha presentado la cinta dentro de la sección "Horizontes"

Ese artículo de Bowden tiene el mismo protagonista que el documental del italiano: un asesino a sueldo de habla hispana ya retirado gracias al descubrimiento de la fe en Dios y que expía sus pecados a través de su testimonio

"Me impacta la sinceridad de este personaje y la necesidad de contar su historia al mundo. Quizá uno puede huir de esta cosa del sicario, pero la historia le queda dentro y siente como ganas de sacarlo fuera", comentó Rosi

Con el rostro cubierto por una tela oscura y con el único acompañamiento de un cuaderno en el que va ilustrando el testimonio que ofrece, el sicario de identidad desconocida, que ha matado por encargo durante unos veinte años, se encierra en una habitación de un motel en algún lugar cercano a la frontera de EEUU y México para contar su historia

Las seis horas de filmación del testimonio, condensadas en 80 minutos, muestran la crueldad y la forma de actuar de los sicarios en este lugar del planeta, en el que la reciente escalada de violencia ha hecho que se enciendan todas las alarmas de la comunidad internacional

"Este personaje tiene toda la consciencia de lo que ha hecho. Y luego, yo, cuando rodaba, me propuse no juzgarlo. Desprendía una extraña química cuando contaba las cosas, que es casi cinematográfica", comentó el cineasta italiano

"Esconde una verdad fortísima, que es su voz, donde cualquier actor no podría hacer una declaración así de fuerte. No puedes pensar que está contando una mentira", añadió

El protagonista de "El sicario Room 164" vive escondido desde que decidiera apartarse de ese mundo y por su vida, según explica Rosi, han puesto un precio de 250.000 dólares, dado todo lo que ha visto y lo que sabe

En la cinta, fruto también de un trabajo de investigación del cineasta en Ciudad Juárez (México), el ex sicario asegura que parte de la Policía y de las autoridades mexicanas están en connivencia con la violencia que se vive en esas zonas y llega a escenificar en la habitación de hotel el modo en el que maltrató al último de sus secuestrados

"El filme tiene una capacidad evocadora fortísima, que está en la palabra. No quería hacer una investigación en sí, quería que en el trasfondo estuviera el desastre total de México, los muertos por la violencia, pero que fuera el retrato de una persona, que dijese algo muy profundo, que hiciera un recorrido", explicó Rosi

"Al final he decidido quitar toda la violencia de la ciudad. He estado un mes rodando en Juárez. He ido con la Policía, con los periodistas, pero al final, en el filme, quería que fuera sólo la palabra del sicario la que negara la imagen, no la imagen la que negara la palabra al sicario", añadió

Una apuesta arriesgada la del italiano, pues en ocasiones el relato puro y duro del protagonista durante tantos minutos llega a resultar incómodo, en cuanto a que hay muy pocas imágenes de pausa que abstraigan al espectador de ese relato tan sorprendentemente frío

Esa frialdad se desprende de la forma en la que el protagonista, quien asegura que "no hay fronteras para el narcotráfico", cuenta el modo de actuar de un "sicario profesional"

La forma de matar a sus víctimas, la forma de disparar para atemorizar o, incluso, el modo de hacer que se recupere una víctima si, a última hora, quien ordenó su muerte decide perdonarle la vida

Pero eso no es lo que más le ha llamado la atención al cineasta italiano: "Me ha sorprendido el silencio de Ciudad Juárez -apuntó-

Es como una ciudad que parece un cementerio, parece que sea una ciudad muerta. Es la ciudad más violenta del mundo, pero cuando estás allí no ves la violencia".

Cargando