Escuche ahora

Lo más Caracol

Carlos Castro Arias


Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Judicial

Atribuyen a guerra entre bandas el asesinato de cuatro personas en cancha de fútbol

Las autoridades señalaron a la guerra entre bandas criminales, el episodio ocurrido en Sabaneta, donde sicarios asesinaron a cuatro personas e hirieron seis más.

Las autoridades metropolitanas señalaron a la guerra entre bandas criminales de Envigado e Itagüí, el episodio ocurrido en Sabaneta, donde sicarios asesinaron a cuatro personas e hirieron seis más, en un ataque indiscriminado contra los miembros de un equipo de fútbol aficionado y las personas amigas que los habían acompañado a la jornada dominical

Jugadores y aficionados que descansaban en un establecimiento público, cercano a la cancha “Curtimbres” del barrio Calle Larga de Sabaneta, fueron sorprendidos por varios individuos armados con fusiles que llegaron en motos y en taxis y dispararon en forma indiscriminada contra las personas que aterrorizadas trataban de huir del lugar

En el sitio del ataque y en el hospital local, dejaron de existir, William Alejandro Zapata Cano, propietario del equipo de fútbol atacado, Walter Orlando Atehortua, funcionario de la oficina de Catastro del municipio de Sabaneta y arquero del mismo conjunto deportivo; Ricardo León González Orozco, contratista también de la Oficina de Catastro municipal de Sabaneta y Adrián Giraldo Velandia. En ese mismo centro asistencial y en hospitales de Itagüí, recibieron asistencia médica Edwin Antonio Serna Álvarez, Luis Hernando Londoño Estrada, Martín Olaya Vega, Isabel Cristina Álvarez Olaya, Andrés Rueda Bejarano y Juan Guillermo Pérez Vallejo Al deplorar el hecho, el Secretario municipal de Gobierno Mauricio Alberto Velásquez Correa, llamó a la sensatez de los grupos armados en conflicto a respetar a la población civil y anunció para la mañana de este lunes festivo, un consejo extraordinario de seguridad para analizar el episodio y la adopción de medidas de control. Las autoridades metropolitanas redoblaron la vigilancia en diversos sitios del sur de Medellín y del Valle de Aburrá, para dar con los sicarios e impedir nuevas retaliaciones entre los combos enfrentados.