Razones del gobierno para extraditar a 14 paramilitares desmovilizados

Las autoridades lograron recaudar suficiente evidencia para demostrar que siguieron vinculados a bandas de narcotraficantes

El Gobierno Nacional argumentó tres razones para extraditar a los Estados Unidos a 14 ex jefes paramilitares recluidos en distintas cárceles del país. El ejecutivo consideró que los desmovilizados no han confesado sus delitos, no han entregado los bienes que en realidad tenían y además habían seguido delinquiendo desde sus sitios de reclusión. Para el Gobierno es claro que los jefes paramilitares han confesado a cuentagotas sus crímenes, han dicho mentiras en sus diligencias y no han asumido con seriedad la colaboración con la justicia, adicionalmente habían entregado bienes de poco valor y una parte mínima de sus verdaderas fortunas para empezar a reparar a sus víctimas. Igualmente se conoció que las autoridades lograron recaudar suficiente evidencia para demostrar que siguieron vinculados a bandas de narcotraficantes y se mantuvieron en poder de organizaciones emergentes dedicadas al sicariato y la extorsión. Jorge 40 insultó al Gobierno Aunque en su mayoría los jefes de las autodefensas aceptaron sin oposición la decisión del Gobierno, Caracol Radio conoció que el único que no aceptó la operación de las autoridades, fue Rodrigo Tovar Pupo alias "Jorge 40" quien gritó a los uniformados "Nos traicionaron Hijueputas". Los demás desmovilizados firmaron los documentos de extradición y fueron encadenados con grilletes a los pies y cadenas al cuello con el fin de evitar cualquier intento de fuga. Detalles del operativo A las seis de la tarde las autoridades conocieron la decisión del gobierno colombiano de extraditar a los Estados Unidos a los jefes paramilitares. El General Oscar Naranjo designó a varios oficiales superiores de su confianza quienes realizaron la operación bajo su coordinación personal. Inmediatamente se crearon varios grupos especiales que desde Bogotá fueron trasladados a cárceles de Medellín, Barranquilla y el sur de la capital del país, los uniformados no sabían que misión desarrollarían y sólo a última hora recibieron al mismo tiempo la orden del general naranjo para empezar a sacar simultáneamente de sus celdas a los ex jefes paramilitares. Los desmovilizados fueron asegurados y aislados y sólo cuando los uniformados sintieron que tenían las condiciones de seguridad adecuadas los notificaron la decisión del Gobierno y ellos mismos recogieron sus pertenencias personales. La orden para iniciar el operativo se dio a la media noche en medio de extremas medidas de seguridad. Sobre las seis de la tarde se había declarado una alerta a todas las unidades de la Dijin recibiendo la orden de estar en servicio y no apagar sus equipos de comunicaciones con el fin de responder ante las consecuencias por el traslado de los desmovilizados. Hasta hace apenas una semana el director de la Dijin Coronel Cesar Augusto Pinzón había afirmado que se mantenía un seguimiento especial a los desmovilizados que seguían delinquiendo desde las cárceles del país.

Cargando