¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Uribe se declaró partidario de la 'silla vacía' pero solo con sentencia ejecutoriada

El presidente Uribe confirmó que es partidario de la creación de 'la silla vacía', dentro de la reforma política, pero solo cuando el implicado haya sido condenado judicialmente

El presidente Alvaro Uribe confirmó en alocución radiotelevisada que es partidario que la reforma política que cursa en el Congreso disponga el tema de 'la silla vacía' solo en caso que el implicado haya sido condenado y la sentencia se encuentre ejecutoriada. Uribe resumió los resultados de una extensa reunión con los directivos de los partidos de la coalición y los presidentes del senado y la Cámara, y dijo que la silla vacía, o vacante de la curul, solo opera bajo "sentencia ejecutoriada o que haya agotado el trámite en recursos ordinarios. Esto último para evitar mayores demoras en el castigo al respectivo partido, cuando el congresista hubiere renunciado al Congreso para someterse a la investigación de la Fiscalía y a los jueces ordinarios". Dijo que en ese caso, se habla de una condena en las instancias ordinarias, sin esperar el resultado de eventuales recursos extraordinarios de casación, que podrían durar mucho tiempo, en perjuicio de la necesidad de castigar al respectivo partido. Según Uribe, la decisión tomada con los partidos se hizo tras consultar a expertos juristas que conceptuaron que la reforma debe respetar el debido proceso y la presunción de inocencia. El acuerdo entre el gobierno y su bancada hizo concesiones a los partidos minoritarios, que no apoyaban el tema del umbral para mantener la personería jurídica, en especial tras lo aprobado el martes en quinto debate, que elevó el número de votos mínimo del dos al cinco por ciento de la votación nacional para Senado. Según Uribe, se acordó que los partidos que obtuvieron menos del dos por ciento hace dos años, mantengan su personería con la condición que el las elecciones de 2010 obtengan como mínimo el tres por ciento de dicha votación. Tampoco se exigirá un mayor número de firmas de respaldo para inscribir candidaturas por fuera de los partidos políticos, es decir dentro de los llamados movimientos cívicos o grupos significativos de ciudadanos. Otro punto del acuerdo es que todas las votaciones en el Congreso sean nominales y públicos, es decir no habrá opción a pupitrazos ni a votos secretos en el la cámaras, con las excepciones que contemple la ley.

Cargando