¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Murió el maestro Abel Antonio Villa

Víctima de un infarto murió en Barranquilla a los 81 años de edad, el padre del acordeón, el inmortal y juglar de la música vallenata, Abel Antonio Villa, quien soportó durante los últimos 4 años una insuficiencia renal que lo obligaba a practicarse constantemente hemodiálisis

Víctima de un infarto murió en Barranquilla a los 81 años de edad, el padre del acordeón, el inmortal y juglar de la música vallenata, Abel Antonio Villa, quien soportó durante los últimos 4 años una insuficiencia renal que lo obligaba a practicarse constantemente hemodiálisis.

El cuerpo del compositor de más de cien canciones vallenatas es velado en la Ciudad de Barranquilla, pero su cuerpo será trasladado hasta Pivijay, Magdalena, donde será sepultado este lunes, como fue su última voluntad, además, de la solicitud expresa que hiciera de ser velado los cuatro dias que le hicieron falta según su famosa canción, "la muerte de Abel Antonio".

Abel Antonio Villa nació el primero de octubre de 1924 en Piedras de Moler, un corregimiento del municipio de Tenerife, Magdalena. Canciones como Amalia Vergara, El Pleito, el Higuerón y la Muerte de Abel Antonio, inmortalizaron la historia musical de este legendario compositor.

"Mi padre siempre nos decía que cuando llegara su muerte lo teníamos que velar por espacio de cuatro noches como lo pedía en su canción, esa fue la voluntad de mi padre antes de morir", dijo Alfonso Villa, hijo del maestro Abel Antonio al recordar a su padre.

"La última vez que encontramos todos los hijos, papá nos encerró en un cuarto y nos dijo que se sentía un poco mal y que lo único que deseaba era que todos nosotros siguieramos dedicados a la música, esas fueron las palabras que nos dijo el el viejo hace unos días".

Por su parte, el cantante Alfredo Gutiérrez lamentó la muerte de su compadre "El Negro" Abel Antonio, a quien considera el mentor de su carrera artística. "Todos los que tocamos acordeón vemos en Abel un padre, él, al igual que Enrique Martínez y Alejo Durán son los pioneros de la música de acordeón".

Gutiérrez es una de las personas que más canciones le grabó al maestro Abel, entre ellas la mismísima Muerte de Abel Antonio, La camaleona, El ramillete, Ana María, entre otras que se hicieron populares en su voz.

"Cuando muere gente como Abel, Emiliano Zuleta, Luis Enrique Martínez o Alejo Durán, siente uno que cada día el auténtico vallenato se va perdiendo. La música que se hace ahora es respetable, per el verdadero vallenato está como el eslabón perdido", asegura el maestro Gutiérrez, uno de las figuras del vallenato más cercanas de Abel.

Cargando