¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Atentados terroristas sacuden a Londres

Al menos 37 personas murieron y cerca de 700 resultaron heridas en los atentados terroristas ocurridos en varios puntos de la red del transporte de Londres. De esas 37 personas, siete murieron en la primera explosión, sucedida entre las estaciones de metro de Moorgate y Liverpool Street

Al menos 37 personas murieron y cerca de 700 resultaron heridas en los atentados terroristas ocurridos en varios puntos de la red del transporte de Londres, que sigue colapsada mientras continúan las labores de rescate.

De esas 33 personas, siete murieron en la primera explosión, sucedida a las 7:51 hora de Londres en el túnel entre las estaciones de metro de Moorgate y Liverpool Street, al este de la ciudad, según precisó la Policía Metropolitana

Veintiuna personas más fallecieron en una segunda explosión que ocurrió a las 7:56 hora de Londres entre las céntricas estaciones de King's Cross y Russell Square.

Otras cinco personas murieron en el atentado ocurrido a las 8:17 hora de Londres entre las estaciones de metro de Egdware Road y Paddington, donde una explosión derribó la pared de un túnel en el punto en que convergían tres trenes.

El subcomisario de la Policía Metropolitana de Londres, Brian Paddick, confirmó que hay más muertos por la explosión sucedida en un autobús que circulaba por el centro, pero no pudo concretar el número.

Paddick informó de que no hubo aviso previo a los atentados y que nadie, de momento, los ha reivindicado ante las autoridades, si bien un grupo que dice estar vinculado a Al Qaeda ha reclamado su autoría en una página islámica en Internet.

Las autoridades desconocen si las explosiones "fueron a causa de paquetes bomba o atentados suicidas", aunque los explosivos empleados son "convencionales", añadió.

Además de los muertos, al menos doscientas personas han resultado heridas en los atentados, que han puesto a los centros hospitalarios y los servicios de emergencia de esta ciudad en alerta máxima.

En el hospital de Whitechapel, en el este de Londres -una de las zonas más afectadas por los atentados-, podían verse hoy largas colas de personas con el rostro negro por el humo, con cortes y magulladuras, esperando a ser atendidas.

Eran los heridos leves, porque los graves ingresaron directamente en las unidades de cuidados intensivos.

Las heridas más comunes son fracturas, quemaduras e inhalación de humo, dijo el doctor Jim Ryan, del University College Hospital.

"Típico de un atentado terrorista", opinó.

Además de estos dos hospitales, el Saint Mary's Hospital, en el centro de la ciudad, y el Royal Free Hospital, situado en el norte, recibieron a heridos, en algunos casos trasladados en autobuses de dos pisos.

Más de cien ambulancias y 250 personas de los servicios médicos, además de 200 bomberos, participaron en las labores de rescate, que continúan en la estación de King's Cross, donde los supervivientes tuvieron que salir andando por los túneles.

La red de transporte continúa colapsada, aunque algunos servicios recuperan poco a poco la normalidad.

El metro está suspendido y los trenes de cercanías han modificado sus rutas, mientras que los autobuses van recuperando la normalidad.

Las empresas de botes en el Támesis han puesto a disposición del público servicios adicionales para reemplazar los de tren o metro, que cada día utilizan millones de personas en esta capital.

El subjefe de la Policía del Transporte, Andy Trotter, avisó a los ciudadanos de que la situación "es complicada", aunque se hará lo posible para "ayudar a la gente a volver a casa".

El caos y la confusión van dando paso a la tristeza a medida que se aclara la situación en Londres.

No paran de llegar las muestras de cariño y apoyo a las víctimas de un atentado que, según la Policía, iba dirigido "a matar y herir deliberadamente a ciudadanos inocentes".

Cargando