¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Intensifican vigilancia sobre los cauces del rio Tunjuelo y Quebrada Limas en Bogotá

El plan de acción que implementará la Dirección de Atención y Prevención de desastres, contempla la inspección a lugares de probable obstrucción en corrientes de agua, la limpieza de estos puntos con brigadas especializadas, el monitoreo permanente de corrientes de agua, el reforzamiento de jarillones y muros de contención, entre otras medidas

Bogotá en temporadas invernales es altamente vulnerable a inundaciones y deslizamientos como consecuencia del taponamiento de drenajes, el desvío de corrientes de agua o la saturación de algunas redes de alcantarillado.

Los barrios que están ubicados en las zonas de influencia del Río Bogotá y el Río Tunjuelo y sus corrientes tributarias, tienen la probabilidad más alta de sufrir inundaciones, mientras barrios ubicados en los cerros orientales son más vulnerables en caso de un deslizamiento de tierra, como lo indicó la Dirección de Atención y Prevención de desastres.

El plan de acción para reducir el impacto de las lluvias en las comunidades más vulnerables, que implementará el organismo, se aplicará especialmente en las localidades de Bosa, Rafael Uribe Uribe, Santa Fe, Tunjuelito, Usme, Kennedy, Suba, Usaquén, Chapinero y San Cristóbal en donde históricamente el invierno ha dejado huella.

Este plan de acción contempla la inspección a lugares de probable obstrucción en corrientes de agua, la limpieza de estos puntos con brigadas especializadas, el monitoreo permanente de corrientes de agua, la revisión de obras de mitigación, la limpieza de sistemas colectores de aguas servidas, la evaluación de zonas de cantera, la vigilancia de lugares con probabilidad de deslizamientos, el reforzamiento de jarillones y muros de contención.

A las comunidades que residen en estas localidades, se les recomienda para reducir el impacto de las lluvias, evitar arrojar basura y escombros a los colectores de agua, no arrojar desperdicios a los cauces de los ríos, no deteriorar, ni destruir los jarillones, y no ejecutar obras en sus hogares que comprometan la estabilidad de las laderas,

También es importante que las personas ubicadas en zonas de alto riego, soliciten información sobre los planes de evacuación en los comités locales de emergencia y que esten muy pendientes de los cambios de los niveles de los cauces de agua y los terrenos de montaña.

En el último año se presentaron emergencias en la localidad de Ciudad Bolivar, por el desbordamiento de la quebrada Limas, deslizamientos de tierra en el sector de Nueva Esperanza, e inundaciones por el reflujo del alcantarillado en el barrio Tunjuelito. Unas 3 mil 500 personas resultaron afectadas con estos eventos.

Cargando