¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

FARC liberarán al padre del niño que murió con el sueño de verlo

La guerrilla de las FARC dejará en libertad al policía José Norberto Pérez, padre de un niño que murió de cáncer el pasado diciembre sin lograr que sus captores le permitieran reencontrarse con él, aseguró el pintor Omar Gordillo.

Bogotá.---- La guerrilla de las FARC dejará en libertad al policía José Norberto Pérez, padre de un niño que murió de cáncer el pasado diciembre sin lograr que sus captores le permitieran reencontrarse con él, aseguró el pintor Omar Gordillo.

José Norberto Pérez es un cabo primero que fue secuestrado en marzo de 2000 durante un asalto insurgente a un poblado del centro oeste del país, y forma parte de un grupo de 47 oficiales y suboficiales de las Fuerzas Militares y de la Policía que la mayor guerrilla del país mantiene como rehenes.

Gordillo, considerado como uno de los grandes pintores colombianos, asumió el año pasado voluntariamente la tarea de lograr que el niño Andrés Felipe, enfermo de un cáncer terminal, pudiese volver a ver a su padre, como el menor reclamaba a los insurgentes desde mediados de 2001.

El pintor dijo en una entrevista telefónica con la cadena de emisoras de radio "Caracol" que el jefe máximo de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Pedro Antonio Marín ("Manuel Marulanda Vélez" o "Tirofjio"), ordenó la liberación de Pérez.

La información, agregó, le fue suministrada, tras varias reuniones previas, el miércoles en Los Pozos, sede del proceso de paz del Gobierno con esa guerrilla, por el líder insurgente Joaquín Gómez, que forma parte del equipo negociador de los rebeldes.

Según el pintor, el portavoz guerrillero le dijo que "ya el señor Marulanda había dado la orden de entregarme al cabo (Pérez)".

En las anteriores entrevistas con los rebeldes, Gordillo les entregó una carta que el niño enfermo dirigió a su padre y un retrato que el artista hizo del "comandante en jefe" de las FARC, que le mostraron pruebas de que el policía Pérez continuaba con vida.

Andrés Felipe, de 12 años, murió el pasado 18 de diciembre en Buga, población del suroeste colombiano, víctima de un cáncer, enfermedad que le fue diagnosticada a los seis meses de nacer y que, en los últimos años, entró en un proceso de metástasis.

Las FARC propusieron intercambiar al policía por el rebelde Ignacio González, preso y que sufre una enfermedad no precisada, pero el Gobierno colombiano no aceptó la oferta.

Diversos medios de comunicación del país promovieron un movimiento de solidaridad con Andrés Felipe, de cuyo deseo también se hicieron eco sectores de la comunidad internacional.

Cargando