Escuche ahora

Una voz en el camino

Ley Martin


Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Internacional

Incautan arsenal en Honduras que iría a Colombia

Unos 88 fusiles AK-47 de fabricación soviética incautados a un oficial de la policía en Honduras iban a ser traficados presuntamente hacia las guerrillas izquierdistas de Colombia, dijo el lunes una portavoz de la policía.

TEGUCIGALPA.-- Unos 88 fusiles AK-47 de fabricación soviética incautados a un oficial de la policía en Honduras iban a ser traficados presuntamente hacia las guerrillas izquierdistas de Colombia, dijo el lunes una portavoz de la policía.

"Estas armas podrían estar destinadas a grupos guerrilleros en Colombia, que también trafican con droga, o cualquier otro país donde actualmente hay problemas armados", dijo la portavoz de la Dirección General de Investigación Criminal (DGIC), Liliana Santos.

La DGCI indicó en un comunicado enviado a Reuters que "investigaciones preliminares realizadas por la Fiscalía del Crimen Organizado establecen que las armas estarían destinadas a narcotraficantes de Sudamérica, como también a grupos guerrilleros que operan en esa parte del continente".

Las armas fueron incautadas al subcomisario, Leonel Matute, el viernes cuando conducía un vehículo procedente del sureño departamento de Choluteca y se dirigía a la ciudad de San Pedro Sula, en el norte de Honduras.

La policía investiga la participación de otros efectivos del cuerpo, sacudido en los últimos años por el descubrimiento de oficiales y agentes como miembros de bandas de asaltantes, traficantes de drogas y secuestradores.

Matute fue acusado el lunes ante un juez criminal bajo cargos de transporte y porte ilegal de armas. En Honduras es prohibida la tenencia de fusiles AK-47 y otras armas de guerra, no sólo en manos de civiles, sino en la misma policía y compañías privadas de seguridad.

En Honduras proliferaron los AK-47 y la pistolas Makarov soviéticas a finales de la década de 1980 y principios de la de 1990 cuando los rebeldes derechistas nicaraguenses entregaron sus armas, después de que los sandinistas fueron derrotados en unas elecciones por la ex presidenta nicaraguense, Violeta Barrios.

Las autoridades dicen que más de medio millón de armas de guerra, en su mayoría pistolas Makarov y fusiles AK-47, se encuentran en manos de civiles, y especialmente delincuentes, en Honduras.