¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

"El Cóndor" Rojas recuperó sus alas 12 años después de volar bajo

Roberto "Cóndor" Rojas, ex portero de la selección de Chile, dijo que la amnistía concedida por la FIFA es un "acto de justicia" que le devuelve las alas para "seguir volando en el fútbol".

SAO PAULO.--- Roberto "Cóndor" Rojas, ex portero de la selección de Chile, dijo que la amnistía concedida por la FIFA es un "acto de justicia" que le devuelve las alas para "seguir volando en el fútbol".

Su último vuelo fue bajo, el 3 de septiembre de 1989, cuando fingió una herida durante un partido de las eliminatorias del Mundial de Italia'90, que causó su suspensión de por vida del fútbol, la ausencia de Chile del torneo de 1994 y sanciones al defensa Fernando Astengo, el técnico Orlando Aravena y el médico Daniel Rodríguez.

"Moralmente el levantamiento de una sanción reconforta. Da alas para seguir soñando o volando en el fútbol, como en mi caso", declaró a EFE Rojas, de 44 años.

El ex portero de los clubes Colo Colo y Sao Paulo afirmó que, a pesar del "acto de justicia" adoptado hoy por la FIFA en Zúrich, la historia le recordará por su error.

"Quizá soy el único jugador en la historia mundial que ha pasado por los más duros problemas. Otros vivieron momentos difíciles por una lesión grave o una sanción, pero volvieron a jugar y se reivindicaron. Yo no tuve esa oportunidad", lamentó.

Para Rojas, no existen rencores tras estos doce años.

"La FIFA no es que se haya equivocado al decidir esa sanción. Fue muy rígida porque la sanción a una persona debe ser coherente con el error. Si hubieran sido de dos, tres, cinco años, perfecto. Pero si la sanción es de por vida, eso quiere decir que pago yo, pagan mis hijos, mis nietos y los que lleguen", subrayó.

"Es difícil aceptar una situación que uno creó. Lo importante ha sido asumir la cuota de responsabilidad. El hecho de pasar momentos difíciles curte a la persona y da valor a las principales cosas que una persona tiene: la familia y los amigos. Ellos siempre están. Por ellos la fuerza vino. Por ellos sigo y contento", puntualizó.

Hasta hace dos años, recordar el episodio del estadio Maracaná era para el "Cóndor" volver a caer en una pesadilla. Hoy, la angustia es menor, pero las imágenes de aquel partido siguen llegando claras a su mente.

Brasil derrotaba a Chile por 1-0. Los anfitriones garantizaban su clasificación al Mundial con un empate y a Chile sólo le servía el triunfo para viajar a Italia.

Una luz de bengala cayó cerca de su portería. En segundos sacó la hojilla de afeitar que guardaba en sus guantes y mientras se arrojaba al césped se cortó la frente.

Con la complicidad del humo expelido por la bengala y la sangre que brotaba su maniobra ganó dramatismo. El médico del equipo, Daniel Rodríguez, le socorrió.

Abandonó la cancha en camilla y sus compañeros le seguían tomados por el pánico, como acompañando un cortejo fúnebre camino al vestuario.

La lesión forjada por Rojas derivó en la suspensión del partido, pues los chilenos abandonaron el césped alegando falta de garantías.

La FIFA resolvió el asunto en los escritorios al decidir que Brasil se clasificaba para Italia'90 y Chile no podría disputar las eliminatorias del Mundial de 1994.

"Sabía que las posibilidades de clasificarnos eran iguales a cero", dijo hoy al evocar por enésima vez el asunto.

Rojas volvió a pisar las canchas en 1993 por una invitación del técnico brasileño Telé Santana para entrenar a los guardametas del Sao Paulo.

Desde entonces, los técnicos pasan y Rojas permanece.

"Creo que es el reconocimiento al buen trabajo", dijo el ex futbolista chileno, cuyo principal pupilo es Rogério Ceni, portero titular del Sao Paulo y la selección brasileña.

Un cargo similar en la selección de Chile es el próximo vuelo que pretende dar el "Cóndor". "Como técnico no me veo", apostilló.

Rojas no cree que el suceso que le obligó a colgar las botas en forma prematura le cause algún impedimento moral para preparar a jóvenes promesas.

"Lo del Maracaná fue un episodio fuera del fútbol, pese a haber ocurrido dentro de la cancha. Como en la vida, en el fútbol todos aprendemos con ejemplos negativos. A los chicos les digo que aunque nadie está libre de errar, para tener éxito, los aciertos deben ser mayores", puntualizó.

Cargando