¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Fiscalía capturó a Carlos Alonso Lucio

El polémico senador y ex guerrillero colombiano Carlos Alonso Lucio, a quien su familia daba por muerto, fue entregado este miércoles a las autoridades por los paramilitares que lo mantenían secuestrado, con el compromiso de que fuera puesto a disposición de la Corte Suprema de Justicia.

BOGOTA - El polémico senador y ex guerrillero colombiano Carlos Alonso Lucio, a quien su familia daba por muerto, fue entregado este miércoles a las autoridades por los paramilitares que lo mantenían secuestrado, con el compromiso de que fuera puesto a disposición de la Corte Suprema de Justicia.

El padre del senador - quien estaba prófugo desde hacía un año y medio acusado por presuntos delitos de estafa y falsa denuncia - había asegurado el martes que los paramilitares habían asesinado a su hijo y que estaba llevando a cabo gestiones para recuperar el cadáver.

Sin embargo, Alonso Lucio fue entregado sano y salvo en la madrugada de hoy por los paramilitares a la Defensoría del Pueblo en un apartado paraje rural del norte del país.

Horas después ofreció una breve conferencia de prensa en Bogotá en la que se definió como un perseguido político y aseguró que no cree en la imparcialidad de la Corte Suprema de Justicia. Luego fue recluido en una casa-cárcel aledaña a la penitenciaría de La Picota, en el sureste de la ciudad.

De acuerdo con el Defensor del Pueblo, Fernando Castro, el líder de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC, extrema derecha), Carlos Castaño, liberó a Lucio con el compromiso de que lo pusiera a disposición de la Corte Suprema.

El máximo tribunal adelanta dos causas contra el senador por los presuntos delitos de estafa y falsa denuncia y en diciembre de 1998 había ordenado su captura.

Ante la decisión de la Corte, Lucio huyó del país y se refugió en Cuba, país al que el Gobierno pidió su extradición.

En marzo pasado, según los servicios de inteligencia, Lucio regresó clandestinamente al país e hizo contacto con la guerrilla guevarista del Ejército de Liberación Nacional (ELN), ocultándose en una zona montañosa del sur del caribeño departamento de Bolívar (norte), donde esa guerrilla tiene una fuerte presencia.

La semana pasada, la familia del senador denunció que se encontraba desaparecido y que posiblemente había sido secuestrado por las AUC.

En la rueda de prensa, el ex integrante de la desmovilizada guerrilla nacionalista del M-19 aseguró que había regresado al país para mediar en la búsqueda de la paz.

"Sólo le puedo decir a Colombia que hice una fiesta a la paz y perdí" dijo y aseguró que en ese "frustado empeño arriesgué mi vida".

El alto comisionado para la paz Camilo Gómez, quien lidera la política de paz del presidente Andrés Pastrana con las guerrillas izquierdistas, indicó a la prensa la noche del martes que el Gobierno desconocía las gestiones de Lucio con el ELN.

"El proceso de paz con el ELN lo hemos trabajado directamente con los miembros del Comando Central y con las personas que han sido designadas como representantes de ese movimiento", dijo Gómez en un tácito desmentido a las presuntas gestiones del senador con esa guerrilla.

Sin embargo, en la conferencia de prensa Lucio reafirmó su versión y argumentó que "llevo siete meses recorriendo las montañas de Colombia, y he compartido los siete meses con al lado del Comando Central de ELN".

El grupo insurgente, el segundo en importancia del país con unos 5.000 combatientes, se apresta a reunirse los próximos 24 y 25 de julio en Ginebra (Suiza) con delegados del Gobierno y de la sociedad civil colombiana para definir la realización de una convención nacional por la paz, condición para iniciar una negociación de paz directa con el Gobierno.

Lucio se ha carecterizado por ser un controvertido legislador, proponiendo la legalización del consumo de drogas, oponiéndose a la extradición de nacionales a Estados Unidos y fue uno de los más caracterizados defensores del ex presidente liberal Ernesto Samper (1994-98) en el juicio político que el Congreso le siguió por la financiación de su campaña electoral con dinero del narcotráfico.

Cargando