Hora 20

¿Cuáles son los límites de los servidores públicos en redes?

Para Ricardo Trotti, directivo de la SIP, no debería haber normas estrictas para la información digital.

Debate en Hora 20 sobre el tema del uso de la cuentas en redes sociales por parte de servidores públicos para atacar o insultar a los contradictores del gobierno.

El último caso es del periodista Ignacio Greiffeinstein, director del sistema de televisión de la Presidencia, quien renunció el lunes luego de publicar un trino grosero y ofensivo contra las seguidoras del senador Gustavo Petro. Lo hizo desde su cuenta privada.

No es el primero en caer por excederse en los trinos. Una de las primeras fue Claudia Ortiz, que aspiraba a la Unidad Nacional de Protección, por sus ataques a los defensores del proceso de paz. En diciembre, desde la cuenta en twitter de la Superintendencia de Notariado, el periodista Carlos Alberto García publicó trinos ofensivos contra los periodistas Daniel Coronell y Julián Martínez.

También por trinos contra la paz se frustró el nombramiento de Mario Javier Pacheco, en el Centro de Memoria Histórica (CNMH), y el nuevo aspirante, Darío Acevedo, ha atacado con ofensas personales al senador Iván Cepeda. Y hay otros casos más de ofensas contra medios como los trinos que salieron de la cuenta de la dirección del Centro Democrático.

Casi al mismo tiempo con este incidente, se conoce que la Corte Constitucional hará una audiencia pública a la que han sido citados los voceros en Colombia de Facebook y Youtube y Google. Deberán responder preguntas sobre el control de contenidos en sus redes, lo que deberán servir de soporte para resolver tres tutelas presentadas por hacer daño al buen nombre de los quejosos.

No a la restricción

Para Ricardo Trotti, director ejecutivo de la Sociedad Interamericana de Prensa, tratándose de funcionarios públicos debe haber ciertas reglas claras para la comunicación en las redes sociales.

Según el experto, las personas de las entidades públicas tienen que estar abiertas a ser limitadas.

Al comentar el uso indebido de las redes sociales por parte de funcionarios o exfuncionarios, Francisco Bernate, profesor universitario y director de la Hora Judicial, dijo que es tan grave usar las cuentas oficiales como volverse barra brava. Para el jurista, al ex superintendente de Industria Pablo Felipe Robledo se le olvida que ocupó ese cargo cuando opina sobre materias de las que tuvo conocimiento.

Desde la óptica de Lariza Pizano, editora política de Semana, en estos casos debería haber las mismas sanciones que hay en un espacio púbico. “El tema no es el medio sino la actuación”.

Alejandro Arbeláez, economista y ex viceministro de Defensa, aseguró que si se necesita un manual de ética para altos funcionarios, entonces “apaga y vámonos”.

Es de la opinión de que no debe haber regulación de ninguna manera, pero sí sanción cuando se transgreden las libertades.

Los excesos en las redes son nocivos para la democracia, según el consultor político Juan Fernando Londoño, cuando los protagonizan grupos políticos o de opinión para producir efectos políticos.

Sobre el caso del periodista de Palacio, el problema es cuando hay ofensa y deterioro de la calidad del debate público.

Para Juan Pablo Estrada, abogado y profesor universitario, el gobierno está en mora de fijar la regulación para que los funcionarios públicos hagan sus pronunciamientos.

“El servidor no puede olvidar que después de que toma posesión es servidor. Deberían limitar su aparición”, dijo.

 

 

Cargando