Quitar la electricidad a productores de drogas, reclama el fiscal

Plantea más tecnología para combatir la producción de cultivos ilícitos, pues las mafias se están tecnificando.

El fiscal general de la Nación, Néstor Humberto Martínez, aseveró hoy que el Estado colombiano debe invertir en tecnología para combatir la producción y el tráfico de narcóticos y alertó que si no se hace algo diferente a lo hasta ahora realizado en el combate a cultivos ilícitos, el país en poco tiempo se convertirá en una sociedad inviable.

En entrevista con 6AM Hoy por Hoy, de Caracol Radio, el fiscal explicó que “no podemos seguir haciendo más de lo mismo, con resultados que están a la luz del día: el narcotráfico se sigue consolidando como industria”.

Señaló que las mafias se han convertido en empresas que hacen altas inversiones en tecnología y por eso hoy una mata de hoja de coca produce más que hace años. “Hoy en el Guaviare recogen siete cosechas por año”, señaló como ejemplo.

Si las mafias se consolidan como empresas con más tecnología, el Estado debe mirar en esa perspectiva, enfatizó el fiscal.

Añadió que se deben crear medidas disruptivas, es decir, caracterizar a las empresas para sitiarlas y asegurarse que dejen de ser inviables desde el punto de vista económico.

Hay que mirar la cadena de valor. Si están haciendo inversiones en tecnología, el Estado tendrá que hacerlo también. Hay que mirar el genoma de la planta de coca y hay que buscar inhibidores para el alcaloide, o desarrollar una enzima que actuando sobre la gasolina tenga un proceso inhibidor sobre la catálisis para producir la base, abundó el fiscal general.

También planteó un control total sobre los insumos y dijo que hay territorios como El Charco, en Nariño, donde la gasolina se consume más que en Medellín, que es la capital con más consumo per cápita del país. “En El Charco y otros territorios pululan las estaciones de gasolina, ya sabrán para qué, y con el agravante de que es subsidiada por el Estado”, anotó.

También habló de control sobre el servicio de electricidad y cortarlo en aquellas zonas donde se usa para labores de producción de drogas ilícitas. Señaló que en el norte de Cauca hay cultivos hidropónicos de marihuana industrial, con luz artificial.

“Lo que creo es que debemos hacer una disrupción y quitar la energía a los puntos donde se desarrollan los cultivos”, dijo Martínez Neira. Al mismo tiempo que se inhiba el consumo eléctrico, se debe controlar la comercialización de plantas eléctricas en esas zonas geográficas.

Y de manera enfática concluyó: el país amaneció este año con 220.000 hectáreas de cultivos de hoja de coca y, al paso que vamos, en el mediano plazo vamos a terminar siendo una sociedad inviable.

Cargando