¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El balance del #metoo un año después

Según "The Economist", un movimiento provocado por un presunto violador podría convertirse en la fuerza más poderosa para la igualdad. Debate en Hora.

El primer año del movimiento “me too” tiene una coyuntura especial porque el testimonio de una mujer, la profesora Cristina Ford, puso en jaque la elección del juez conservador Brett Kavanaugh, nominado por el presidente Trump para que ocupe un silla en la Corte Suprema.

Según The Economist, un movimiento provocado por un presunto violador, el poderoso productor de Holywood, Harvey Weinstein, podría convertirse en la fuerza más poderosa para la igualdad desde el sufragio de las mujeres.

Para Camilo Granada, consultor de comunicaciones independiente, aún hace falta mucho trecho para frenar el abuso sexual contra las mujeres y una de las maneras de fortalecer los nuevos movimientos para la igualdad de derechos es facilitar el acceso de la mujer a los puestos de poder, y que haya más movimientos que impulsen candidatas.

“Tenemos que estar reconociendo ese principio fundamental de decir: NO, y un no es un no definitivo”, dijo, sobre el rechazo a cualquier intento de abuso.

 Según Jorge Iván Cuervo, el “me too” visibilizó abusos que parecían normales sin dejar de tener en cuenta que vivimos en una cultura donde muchas conductas abusivas de los hombres contra las mujeres son normalizadas, que se practican muchas veces sin conciencia.

 En su balance sobre un año del movimiento “me too”, el politólogo y analista Alfredo Schlesinger destacó que hay una conciencia mucho mayor sobre casos de abusos contra las mujeres respecto de lo que ocurría antes y atreverse a denunciar ya es un avance.

Pero dijo que no se puede pretender de manera absoluta que todas las mujeres víctimas se empoderen y puedan salir a denunciar algo que afecta su emocionalidad.

De acuerdo con la senadora Paloma Valencia, de las mujeres en política se habla mucho menos que de los hombres en política y el 80% de lo que se habla es negativo.

Cargando