¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La corrupción es el cáncer que devora a Colombia

La única manera de erradicar la corrupción es con una trasformación cultural de cada uno de nosotros.

Escuche el audio del 23 de Agosto con Juanita Goebertus, abogada cum laude y politóloga de la Universidad de los Andes. Maestría en derecho en la Universidad de Harvard como becaria Fulbright y con Carlos Castro, oncólogo internista, director científico de la Liga Colombiana de Lucha Contra el Cáncer hablando acerca de cómo la corrupción es el cáncer que padece Colombia.

El cáncer no es una enfermedad, es un conjunto de padecimientos. Este conjunto se caracteriza porque las células se descontrolan y comienzan a crecer de manera desordenada para posteriormente invadir diferentes órganos del cuerpo humano. De la misma forma, la corrupción es un fenómeno que va desde los actos más pequeños que realiza cada uno de los ciudadanos, hasta actos grandes que hacen los funcionarios públicos, en dónde se toman recursos públicos para usarlos con fines privados. Ambos padecimientos se filtran de manera silenciosa y comienzan un proceso de destrucción en su entorno.

Según la Contraloría, al año para fines personales se roban 50 billones de pesos que deberían ser recursos destinados al bienestar y la colectividad. Al corrupto hay que sancionarlo y señalarlo como corrompido y dañado, esto no es solo un problema de los políticos, el ciudadano del común también es corrupto. El cáncer como corrupción se toma todos los recursos de un organismo social y los consume sin control; el cáncer muere cuando la persona se muere, si los corruptos se roban el estado, también se perjudican ellos, son víctimas del mismo sistema que crearon.

La desesperanza alimenta el cáncer, recuperar la esperanza tiene que salir del interior de nosotros, debemos crear un compromiso personal. La única manera de erradicar la corrupción es con una trasformación cultural de cada uno de nosotros. La desesperanza promueve que el sistema inmunológico pierda la capacidad de luchar ante la metástasis del cáncer. Para finalizar, el doctor Carlos Castro enuncia “ojalá podamos morir en Colombia, por el gran país que es y por la gente que la habita, que el cambio empiece por nosotros”.

 

 

Cargando