¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Soy una mujer y ¡ya!: Diana Navarro

Su padre y su abuela le permitieron muchas libertades que le facilitaron feminizarse a los 14 años.

Detestaba las faldas y los pantalones porque no le permitían interactuar con los muchachos en Barranquilla, que le decían desde pequeña “la niña”.

Cargando