¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Diabético, no deje desprotegido su corazón

La diabetes tipo 2 más allá de un “problema de azúcar”, puede convertirse en un inconveniente del corazón.

En pacientes con diabetes tipo 2, el corazón es uno de los órganos del cuerpo humano que más se encuentra expuesto a riesgos inminentes, no solo por las complicaciones propias que se derivan de la enfermedad, sino también por los efectos que pueden generar los medicamentos utilizados para controlarla.

Aunque la diabetes tipo 2 es superficialmente un “problema de azúcar”, la realidad es mucho más compleja e involucra diferentes patologías que pueden ser mortales. Actualmente, el 52% de las muertes en pacientes diabéticos se deben a complicaciones cardiovasculares asociadas, y no a la enfermedad como tal. Esto es muy importante de señalar, porque en la gran mayoría de los casos, ya sea por desconocimiento o por un diagnóstico tardío, las personas no acceden de manera oportuna a un tratamiento adecuado poniendo en riesgo su corazón.

Por lo anterior, y en cuanto a los tratamientos disponibles para los pacientes con diabetes tipo 2, es claro que estos deben brindar seguridad y protección cardiovascular. Así, de ninguna manera, los laboratorios y especialistas de la salud deben separar estos dos elementos o dejarlos a un lado a la hora de definir el tratamiento para el paciente.

Teniendo claridad sobre esto, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), entidad que sirve como referente internacional para supervisar la calidad de productos y medicamentos en el mercado, determinó que todos los tratamientos comercializados en ese país para controlar la diabetes tipo 2 deben cumplir un estándar de protección y seguridad para el corazón con el fin de evitar efectos nocivos en la salud del paciente.

Por lo anterior, si usted es diabético tipo 2, lo invitamos a consultar con su médico de cabecera las implicaciones del medicamento con el que lo están tratando y las opciones disponibles que son seguras y protegen su corazón. Recuerde, esta es una enfermedad prevenible, tratable y controlable.

¡Prevenga infartos, cuide su vida, y no se olvide del corazón!

 

 

Cargando