¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Los riesgos de la Hipertensión Pulmonar, la enfermedad de los labios azules

La supervivencia media para los pacientes que padecen esta enfermedad y no la tratan es de 2.8 años después del diagnóstico.

 

La hipertensión Pulmonar (HP) es una enfermedad poco común, progresiva, incurable y con una baja tasa de supervivencia. Si los pacientes no se tratan oportunamente, fallecen al cabo de 2,8 años desde que aparecen los síntomas. Órganos vitales como el corazón y los pulmones se ven afectados, por lo cual, se puede generar insuficiencia cardiaca y en ocasiones graves, conllevar a la muerte.

Según el Dr. Nicolás Peñaherrera, asesor médico del Área Cardiopulmonar de Bayer, “la HP se presenta cuando las arterias pulmonares se estrechan; en consecuencia, el lado derecho del corazón debe bombear más fuerte. Esta situación sin el tratamiento adecuado podría aumentar el riesgo de presentar falla cardíaca en el paciente”.

Como resultado, se dificulta el flujo sanguíneo a través de los vasos provocando el aumento de la presión en las arterias pulmonares, lo cual a su vez produce serios síntomas como lo son: falta de aliento durante cualquier esfuerzo físico o ejercicio; dificultad para respirar en reposo; fatiga; mareos; desmayos; abultamientos en los tobillos, abdomen o piernas; piel y labios color azul. Sin embargo, estos síntomas varían en severidad y puede que un paciente en concreto no los desarrolle todos.

Esta enfermedad ocurre en personas de cualquier edad, raza, y origen étnico, aunque es mucho más común en los adultos jóvenes y se presenta con mayor frecuencia en mujeres. “Las personas que padecen esta enfermedad pueden presentar dificultad para realizar acciones habituales como caminar, bañarse o levantarse de la cama, teniendo que abandonar, en algunos casos, sus actividades laborales afectando sus condiciones económicas y su entorno social”, afirma Herney Cuartas, director de la Fundación Fundem.

En Colombia, no se tiene precisión sobre cuántas personas padecen esta patología, sin embargo, su conocimiento ha avanzado en los últimos años. No obstante, “en ocasiones, identificar la HP se convierte en un reto para la comunidad médica y el paciente”, asegura el especialista de Bayer.

Por tal razón, en el marco del Día Mundial de la Hipertensión Pulmonar, la Fundación Fundem y la Asociación Tejido Azul, con el auspicio de Bayer, llevarán a cabo el próximo 5 de mayo, el desayuno “Cocina con-ciencia” en la Pontificia Universidad Javeriana, en donde pacientes, cuidadores y algunos profesionales de la salud podrán actualizarse con los más recientes avances en tratamientos y recibir orientación en hábitos de vida saludables, para profundizar sus conocimientos sobre elementos clave de la enfermedad y compartir sus experiencias de vida.

Aprender a vivir con Hipertensión Pulmonar

“En la mayoría de los casos, la enfermedad en sí misma se vuelve el centro de vida del paciente y de las personas cercanas a él”, añade el Dr. Nicolás Peñaherrera, asesor médico del Área Cardiopulmonar de Bayer. Por esta razón, es indispensable que aprenda a vivir con HP y tenga en cuenta los siguientes consejos que le ayudarán a tener una mejor calidad de vida.[ii]

· No fume y no permita que fumen a su alrededor. Evite a máximo estar cerca a fuentes que generen humo.

· Descanse sentado o acostado para disminuir la fatiga que le produce la enfermedad.

· Esté activo mientras se sienta cómodo.

· No haga esfuerzos físicos.

· No viaje a sitios con alturas igual o superiores a los 2000 metros sobre el nivel del mar, para evitar agravaciones de los síntomas. Es recomendable vivir en lugares de bajas alturas.

· Tome su peso cada día, si ve un aumento de 2.5 kilos o 5 libras en una semana, llame a su médico inmediatamente.

· No ingiera alimentos con grasas "trans".

· Evite el alcohol.

· No tome drogas para bajar de peso, anfetaminas ni drogas ilegales.

· Haga actividades que lo relajen: como, por ejemplo, yoga, meterse en una piscina, oír música, ver televisión, etc.

En el estudio de la HP el objetivo principal es confirmar el diagnóstico. Para ello, exámenes como: ecocardiograma, electrocardiograma, pruebas de esfuerzo y cateterismo cardiaco derecho, podrían arrojar un dictamen claro y definitivo sobre esta patología. Los pacientes pueden acceder a fármacos y, si se requiere, a procedimientos quirúrgicos. No obstante, la mayoría de los tipos de HP no tienen cura, por tal razón un diagnóstico temprano y un tratamiento oportuno podría mejorar significativamente la calidad y el pronóstico de vida de los pacientes.

Cargando