¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Waldemar Cubillos: le di un beso a la mejilla del Papa

Un ex convicto argentino que pronto se graduara de una maestría.

Un argentino que aunque en algún momento de su vida eligió el camino incorrecto, encontró en los libros un refugio para enderezar ese camino y ayudar a otros a ir por buen camino. Hoy después de tener una infancia en las zonas marginales de Buenos Aires y revolver entre las basuras para tener que comer, iniciaría una maestría en Sociología.

“Es verdad que tuve una vida compleja de chico, que me convirtió en un trabajador de la delincuencia” Pero el protagonista de esta historia prefiere tomarlo como un dato histórico como la realidad de muchas personas en su ciudad natal.

La academia le dio herramientas para interpretar su situación personal “cuando leí vigilar y castigar de Michel Foucault, estando castigado en la cárcel se convirtió en una herramienta de emancipación” ahora el espera por medio de su carrera transformar muchas situaciones de vida que hay en “La Villa”.

Sus acciones sociales como el de una biblioteca popular, la cual fue premiada como modelo de intervención estatal, eso dio pie a que varias personas del estado se acercaran a mirar sobre dicho proyecto, allí fue donde logro conocer al Papa Francisco “La invitación me llegó por parte del gobierno para viajar a Roma y contar al Papa Francisco que es lo que están haciendo unos jóvenes que recién salían de la cárcel”.

Cargando