¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Así se engavetó el proceso de parapolítica de Musa Besaile en la Corte

El testimonio de la fiscal que investigó al congresista es clave para develar cómo funcionaba el cartel de la toga.

Mucho se ha hablado de cómo Luis Gustavo Moreno presionaba a nombre de magistrados de la Corte Suprema de Justicia, pero poco se ha dicho de cómo funcionaba en detalle esta empresa en el interior de la Sala Penal del alto tribunal.

Caracol Radio revela en exclusiva el testimonio de Ana María Erazo Soler, la fiscal delegada ante la Corte Suprema de Justicia, quien investigó y recaudó pruebas en el proceso por parapolítica contra el congresista cordobés.

Según el relato de la funcionaria judicial, la orden de captura de Musa Besaile estaba lista para ser emitida por parte de la Corte, basada en la investigación que ella hizo y le presentó al magistrado auxiliar José Reyes, cuyo magistrado titular era Gustavo Malo.

“El doctor reyes nos dijo, estoy proyectando la decisión para que sea considerada en julio… Estaré tomando decisión vinculando al senador Musa y ordenando la captura… Él nos presionó por el informe y me dijo que lo más seguro es que lo iban a capturar… Cuando capturamos al senador Manzur, el doctor Reyes dijo que siguiéramos impulsando el proceso de Musa Besaile”, narró.

Sorpresivamente a finales de julio de 2015 sale de su cargo el magistrado Reyes y llega en su reemplazo Javier Hurtado, quien duró cuatro meses en el cargo, tiempo durante el cual no revisó el informe ni preguntó por el caso.

El tercer magistrado que llega y encuentra en su escritorio todo el acervo probatorio en el caso de Musa Besaile es José Luis Robles, quien asume ese despacho en octubre de 2015 y que por razones de salud tampoco tuvo el tiempo necesario o la disposición de revisar el expediente.

Según la investigadora, el magistrado Robles pide el informe para diciembre pero luego les dice que mejor para después de vacaciones y así llegó el caso a 2016 sin decisión alguna. Robles se va en marzo sin leer una hoja y a su cargo llega Guillermo Martínez.

Martínez pidió algunos meses para empaparse del tema y finalmente recibe el informe con todas las pruebas que para el primer magistrado eran contundentes y daban para ordenar una captura; sin embargo esta nunca prosperó.

La fiscal además relata que en varias ocasiones expresó su molestia en la fiscalía por lo que pasaba en la corte con este caso.

En la diligencia enumera algunas de las pruebas y testimonios que salpicaban al senador Musa Besaile con el capítulo de la parapolítica en Córdoba.

“El informe contenía declaraciones de Luis Eduardo Urán Lara, en donde señala a Musa Besaile por recibir dinero de un narco y vínculos con paras de Córdoba… De ese tema de 2007 se hicieron inspecciones, se recibieron testimonios que involucraban a Musa Besaile y otros congresistas… La información era objetiva, relacionando pruebas y testimonios de desmovilizados en justicia y paz”, precisó.

Esta declaración demostraría como Luis Gustavo Moreno le cumplió la palabra al senador Musa Besaile frenando la orden de captura que ya estaba lista según este relato y poniendo el proceso a “dormir el sueño de los inocentes” como el mismo lo ha manifestado en sus declaraciones ante la justicia.

Cargando