Escuche ahora

Dos y Punto

Diana Montoya


Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

hoy por hoy

Dirige DARCY QUINN | Lunes a viernes 11:00 A.M. - 12:00 P.M.

Tendencias

"Yo era una esposa trofeo"

Rosario, es una mujer que adoptó este papel desde el momento en el que su marido le dijo que se retirara de la universidad.

Rosario es una mujer de 50 años, tiene un hijo de 20 y se considera como una esposa trofeo, ella dice que adopto este papel desde el momento en el que su marido le dijo que se retirara de la universidad, que el la iba a mantener.

Ella tenía 20 años cuando conoció a su esposo, él era un teniente de la Policía 10 años mayor, dice que cuando lo vio sintió que él era el hombre que siempre había soñado, pues era adinerado y un churro!

En esa época ella estaba en la universidad estudiando Terapia ocupacional, iba en quinto semestre, tenía la vida de una chica de su edad, y por medio de una fiesta con amigos conoció al que hoy es su esposo.

Meses después de comenzar a salir decidieron iniciar una relación seria, Rosario dice que desde el principio se dio cuenta que él quería tenerla solo para él, pero a ella esta actitud nunca le disgusto.

Cuando debía continuar con su semestre de la Universidad su novio le propuso matrimonio y le pidió que abandonara su carrera, diciéndole que ella no necesitaba estudiar porque él le iba a dar todo lo que necesitará, Rosario acepto y fue allí donde comenzó a ser la esposa trofeo.

Durante los primeros años juntos, Rosario se dedicó por completo al hogar, él nunca la dejo trabajar pues le decía que con el dinero que el ganaba era suficiente.

Dos años después de estar casados llego su hijo y con el muchas más responsabilidades, pero para Rosario eso no era una gran carga pues su esposo se encargó de ponerle una nana que le ayudará con la crianza del pequeño y de conseguirle un cirujano plástico para que su cuerpo volviera a ser como antes.

Rosario asegura que a lo largo de su vida ha estado al lado de un hombre que le ha dado todo pero que nunca la ha permitido ser como ella quisiera, sin embargo tiene todo lo que necesita y es lo que en realidad le importa.

Ella se ha practicado dos lipoesculturas, aumento de busto y rinoplastia, todas estas cirugías han sido hechas por petición de su esposo, pues él siempre la quiere ver como una muñeca.

Cuando él tiene algún evento con sus familiares o amigos, siempre presume de la belleza de su esposa y de lo feliz que son juntos.

Rosario dice que en realidad ella sí es feliz, pero que a veces extraña poder tener libertad para trabajar o salir, pues su esposo no le permite mucho esto, ella solo sale de su casa para visitar a su familia, al gimnasio, a la peluquería o a citas médicas, no tiene que preocuparse pues su hijo ya es adulto y vive fuera del país.

Según la doctora Gloria Hurtado experta en temas de pareja, amor e infidelidad, las mujeres trofeo son personas que tienen muy baja autoestima. “El valor se lo da el hombre no ella misma. Es una situación de desvalorización total de la mujer y genera un vacío q la llevan o al suicidio o alcoholismo o a la infidelidad”, “este tipo de mujeres fueron educadas bajo las creencias de que una mujer sin un hombre no puede salir adelante. El objetivo es casarse para q un hombre le dé, desde el apellido hasta el sentido de su vida”.