Escuche ahora

Así Canta Colombia

Gabriel Muñoz López


Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

hoy por hoy

Dirige DARCY QUINN | Lunes a viernes 11:00 A.M. - 12:00 P.M.

SALUD

“Es un dolor demasiado fuerte, es indescriptible”

Una de las pesadillas de los pacientes es despertarse de la anestesia sin haber terminado el procedimiento quirúrgico. A Natalia Torres le pasó.

Hace poco se conoció el caso de una mujer que se despertó de la anestesia en plena operación, Se trata de Donna Penner, quien tuvo que someterse a una operación rutinaria en el Hospital rural de Manitoba, en Canadá, y ella aseguró que "El dolor era tanto que pensaba que iba a morir".

Estos casos no son tan pocos comunes, acá en Colombia a Natalia Torres de 27 años, le pasó algo muy similar hace dos años, a ella cuando iba a tener a su bebé le tuvieron que hacer una cesárea de urgencia, “después de haberle manifestado a los médicos que no debían ponerme la epidural por un problema en los discos de la columna omitieron ese detalle y la colocaron”.

“Desde que iniciaron el proceso sentí cuando me cortaron, cuando quemaron y abrieron mi estómago pero era un dolor soportable”

Después de que sacaron a la bebe ellos le harían una ligadura de trompas, “pero al momento de la cauterización de las trompas sentí como me quemaban horrible, efectivamente me hicieron la prueba de dolor en las piernas y estaba completamente despierta, les toco dormirme de urgencia con anestesia general”

“El dolor fue muy fuerte, es indescriptible” concluye la mujer.

¿Por qué pasa esto?

De acuerdo con la doctora Anni Uzcátegui, Anestesióloga intensivista. Especializada en cuidado crítico y medicina perioperatoria, hay dos tipos de anestesia, la general y la local, se aplican de manera diferente y sus mecanismos de acción son distintos también. El caso que se plantea es de anestesia regional, raquídea o epidural. En esta anestesia se aplica un anestésico local en el espacio subaracnoideo (raquídea) y en el epidural. En ambos casos se da anestesia y pérdida de la movilidad de la cintura para abajo. En la anestesia epidural la persona conserva cierta movilidad y sensación pero sin dolor alguno, a diferencia de la raquídea donde el bloqueo es completo. En ambos casos la intensidad y duración de la anestesia depende del anestésico y de la dosis que se ponga porque unos tienen mayor duración que otros.

Algunas mujeres pueden confundir sensibilidad con dolor, o sencillamente la anestesia puede no surtir efecto o perderlo en medio de la cirugía. Quizá este fue el caso. De darse el protocolo dicta que se debe convertir a anestesia general inmediatamente que fue lo que hicieron.