6AM Hoy por Hoy

Darío Arizmendi

04:00h - 12:00h

Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

hoy por hoy

Dirige DARCY QUINN | Lunes a viernes 11:00 A.M. - 12:00 P.M.

Personajes

¿Cómo es la vida de una prepago?

"Cristina" es una mujer que ejerce esta profesión y narra cuáles han sido los hechos que han marcado su labor

La celestina es la agencia de prepagos más grandes del país, tiene entre 75 y 80 mujeres de 20 y 26 años. La agencia le brinda asesoría psicológica y de emprendimiento a las mujeres que allí trabajan, también les ayudan con orientación laboral, y para garantizar su seguridad, cuentan con una app con GPS para seguimiento.

“Cristina” es una de esas chicas que trabaja allí, llegó a la agencia luego de intentar ser prepago de manera independiente y tener una experiencia “horrible”. Ella es una joven de 20 años, que lleva un año ejerciendo esta profesión.

“Me gusta mucho el sexo, esa es una de las causas por las que esto no me cuesta tanto dedicarme a esto” afirma la joven. Las principales razones para trabajar en esto que es que tiene 2 hermanos menores de los que está a cargo y que se ganó una beca en Munich, Alemania para terminar su carrera de Antropología, y aunque, el auxilio escolar le cubre la matricula, los gastos de viaje y estadía los debe costear por sí misma.

“He aprendido mucho haciendo este trabajo, me ha abierto la mente y siento que he madurado como persona” afirma. Cristina habla con frescura de su vida y advierte que su trabajo esta lleno de estigmas e hipocresía, pero que es una labor que finalmente da buenos frutos económicos “En mi mejor fin de semana, me hice 4 millones de pesos” e incluso ha conocido otros países gracias a este trabajo “Mi primer viaje al extranjero fue con un francés que se enamoró de mí y me llevó 2 semanas a Panamá” cuenta.

“La primera vez que lo hice, el corazón se me iba a salir, me sudaba el cuerpo, estaba muy asustada y como estaba de independiente, fue traumática la experiencia” afirma y cuente que después de eso, todo fue más fácil, se acostumbró y ahora su cuerpo le pide a diario experimentar nuevas sensaciones en la cama.

En todas las profesiones se coleccionan historias, anécdotas que caracterizan y delimitan de a pocos los oficios. Ser prepago no es la excepción de las cosas más raras que ha hecho, “Cristina” recuerda “Un día estuve con un oriental, él me vomitó y me orinó encima, yo me pregunte ahí ¿Qué estoy haciendo con mi cuerpo?”. También estuvo también con un viejo de 89 años, “estaba en un hogar para ancianos y era Alemán, fue difícil pero logré satisfacerlo”.

Una de las claves para trabajar en esto, es que “El man le puede dar mucho asco a uno, pero siempre hay que disfrutarlo”. Afirma además que se ha convertido en la confidente de muchos de los hombres que han compartido con ella las sabanas “Si usted quiere sacarle información a un hombre hágalo después del sexo, ahí en la cama, usted le saca todo” aconseja.

Todo tipo de clientes son los que llegan a solicitar sus servicios, de todas las edades y de todos los estilos, “aquí han llegado políticos y actores reconocidos” puntualiza.

Su familia no sabe de su trabajo y ha tenido que decirles que es modelo WebCam y que así ha logrado conseguir lo que tiene actualmente. Para Cristina esta es una profesión temporal, pues espera que apenas termine su carrera pueda dedicarse a otra cosa no porque le disguste sino porque “Esta es una labor que tiene fecha de caducidad”.