Escuche ahora

Así Canta Colombia

Gabriel Muñoz López


Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

hoy por hoy

Dirige DARCY QUINN | Lunes a viernes 11:00 A.M. - 12:00 P.M.

Salud

La Ortorexia, el transtorno que demuestra que hasta lo sano en exceso es malo

Una mujer cuenta su testimonio luchando contra esta enfermedad

Cada vez nos preocupamos más por lo que comemos y por los alimentos que incluimos a la hora de comprar, y también nos preocupamos más por descubrir qué se esconde detrás de determinados trastornos relacionados con la alimentación.

Nuevos términos han surgido en los últimos años para definir desórdenes que pueden en riesgo la salud. A la obsesión por la imagen, por estar delgado, se suma otra, la obsesión por la comida sana, a la que se define como ortorexia.

La ortorexia es precisamente la obsesión por comer sano, lo que lleva a eliminar de la dieta grupos enteros de alimentos, olvidando que todos los nutrientes (hidratos de carbono, vitaminas, minerales, grasas…) cumplen un papel.

Cuando Andrea estaba en la Universidad comenzó a sentir que debía hacer algo para estar más saludable, fue ahí donde tomo la decisión de comenzar a hacer ejercicio, Andrea estaba en un buen momento, se sentía delgada y cómoda con su cuerpo.

Meses después, Andrea asegura que esto se convirtió en una obsesión pues ella comenzó a subir de peso y no había ninguna explicación médica, pues ella se alimentaba bien y hacía bastante ejercicio, hacía parte de la selección de Squash de su Universidad, y ciclismo bajo techo. “El ejercicio se volvió más como una obligación que un disfrute”

Luego Andrea compartía más tiempo con personas que solo se dedicaban a cuidar su cuerpo, fue ahí donde ella comenzó a darle más importancia a elegir mejor lo que comía, las cantidades y su composición.

Andrea empezó a tomar pastillas y proteínas dejando de lado la comida que habitualmente comía, comenzó a obsesionarse y preocuparse demasiado por este tema, tenía que seguir al pie de la letra unas instrucciones para que no subiera de peso y perdiera todo el trabajo que había logrado.

Ella compro una pesa para comer exactamente los gramos que debía y no excederse, eliminó por completo las harinas, su dieta estaba a base de solo proteína y vegetales.

En varias oportunidades Andrea se sintió débil y llegó al punto de desmayarse en las actividades que realizaba habitualmente, ella asegura que nunca pensó que esto fuera un problema porque ella estaba “comiendo saludable”.

Llevo esta rutina por más de un año, pero cada vez su salud iba empeorando, al verla tan delgada y decaída sus padres tomaron la decisión de llevarla a un médico en busca de ayuda.

Andrea fue diagnosticada con Ortorexia Nerviosa, ella nunca pensó que estuviera enferma de nada, dice que siempre busco estar saludable y que lo que comía le parecía suficiente.

Estuvo en tratamiento psiquiátrico y nutricional, hoy en día está recuperada.

“Ya deje de darle tanta importancia a la comida, aún sigo haciendo actividad física, pero la verdad no me cohíbo de comer, este fue un gran error que cometí en mi vida, si mis padres no me hubieran llevado al médico creo que podría haber muerto.” afirma

Por su parte, La doctora María Andrea Hernández, psicóloga experta en temas de desórdenes de alimentación, bulimia y anorexia desde el año 2007 asegura que "El comer saludable en exceso puede llevar a la ortorexia.Así comienzan la mayoría de los desórdenes alimenticios que se dan. A veces comenzamos por una moderación en la alimentación o aumento en el ejercicio y esto está comprobado de que se vuelve un problema obsesivo compulsivo".

Agrega "La obsesión por un lado de que estaba bien con su cuerpo pero que quiere estar en los estándares fitness y esto la lleva a que el ejercicio se vuelva compulsivo, dejando de lado las harinas y esto genera una distorsión perceptiva en los jóvenes pues a pesar de que estén delgados ante la sociedad no se sienten satisfechos y por ello lleva a la anorexia y ortorexia".

Y  puntualiza finalmente "Esta sociedad nos está llenando, a partir de publicidad o redes, de obsesión por comer saludables. Tiene dos caras: el comer bien sin llegar al punto invalidante con nuestra salud. La otra de que nos puede llevar a los desórdenes de alimentación."