¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Historias

¿Se le deben dar segundas oportunidades a personas que estuvieron presas?

Dos mujeres que estuvieron en la cárcel cuentan sus testimonios sobre su reinserción a la vida civil.

El Departamento Nacional de Planeación y el Ministerio de Justicia lanzaron la estrategia 'Segundas Oportunidades' que tiene como objetivo la resocialización de las personas privadas de la libertad, en alianza con el sector privado.

En Colombia cerca de 348.231 personas se encuentran presas de su libertad, el 15,5 por ciento de las personas que han ingresado al sistema carcelario, son reincidentes.

Natalia salió de la cárcel el pasado 28 de noviembre de 2016, estuvo presa durante cuatro años y medio por el delito de tráfico de estupefacientes. Su historia comenzó cuando conoció a un hombre por medio de una amiga, él se encontraba preso en una cárcel y aun así ella decidió tener una relación con este hombre.

Dice que ella estaba muy enamorada de él y cada vez que podía iba a visitarlo, en una oportunidad él le hablo sobre un negocio que según él era sencillo y del cual iba a obtener mucho dinero, según su testimonio, ella fue cegada por el amor y decidió aceptar esta oferta, viajó a Tunja con la droga y allí fue capturada, estuvo siete meses presa en Tunja y luego fue trasladada a Bogotá.

Luego de que Natalia fue capturada siguió hablando con su ex pareja, sin embargo tiempo después ella decidió ponerle fin a esta relación. Para ella lo más difícil de haber estado presa fue perder el contacto a diario con su familia y con su mamá que se encontraba enferma.

Luego de salir de la cárcel, asegura que lo que le ha dado luz en su vida han sido las segundas oportunidades que ha tenido, dice que sabe que cometió un error pero que ya pago por su delito y está lista para tener una nueva vida.

Hace poco recibió la llamada de una empresa privada que está interesada en emplearla gracias a la ayuda de la Fundación Teatro Interno, actualmente se encuentra en trámites para este trabajo.

Adicionalmente hace poco entro a estudiar hecho que la hace feliz y la hace sentir útil. Las oportunidades son necesarias para todos, errores cometemos todos, y el mío ya lo pague.” Natalia actualmente se encuentra en libertad condicional. “Yo puedo hacer de todo, pero no puedo salir del país”.

Hoy en día Natalia recibe el apoyo de su familia, vive con sus hermanas, sobrinos y su hijo.

 

Por otro lado, Cindy salió de la cárcel hace dos años, estuvo presa en la cárcel Buen Pastor durante 10 meses por tráfico y porte de estupefacientes.

Ella era consumidora de drogas y visitaba constantemente el sector del centro de Bogotá, en un allanamiento que hizo la Policía la encontraron bajo los efectos de las drogas y la llevaron presa porque la estaban juzgando como traficante.

Durante 10 meses estuvo presa en la cárcel Buen Pastor por el delito de tráfico y porte de estupefacientes, luego de este tiempo le dieron casa por cárcel ya que se encontraba en embarazo de su hijo mayor.

Por tres años tuvo que asistir a los juzgados para demostrar que ella no era traficante y que estaban equivocados con la condena que le habían dado, finalmente esto se aclaró.

Para ella estar encerrada y estar sin libertad fue lo más difícil, tener que convivir con personas que no conocía y soportar los problemas que se presentaban al interior de la cárcel con las otras reclusas.

Ella asegura que su segunda oportunidad de vida comenzó desde que ella estaba en la cárcel cuando llego la Fundación Teatro Interno, ella se inscribió en las obras de teatro y hacía parte de estas, dice que esto le servía para dejar de pensar en sus problemas y para divertirse.

Actualmente, Cindy vive con su mamá y sus dos hijos pequeños, asegura que desde que salió de la cárcel consiguió emplearse gracias a la ayuda que le brindó la Fundación, adicionalmente ha hecho estudios.

“Las segundas oportunidades son necesarias, todos las merecemos para ser alguien nuevo, alguien mejor”asegura finalmente.

Cargando