Escuche ahora

Una voz en el camino

Ley Martin


Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

hoy por hoy

Dirige DARCY QUINN | Lunes a viernes 11:00 A.M. - 12:00 P.M.

TRADICIONES

¿Adoptaría a un muerto n.n?

En Puerto Berrío, Antioquia, se realiza la práctica del culto a los muertos que no tienen dolientes, ni familia, ni nombre.

 En el municipio de Puerto Berrio se adoptan muertos ajenos, aquellos que no tienen nombre, que llegaron arrastrados por el río, víctimas del conflicto armado colombiano o personas que han sido dejadas en el olvido.

Mujeres y hombres escogen la persona a quién quieren rezar y adoptar.

Dalgy Elena Delgado es la líder comunitaria y concejal de Puerto Berrio quién un lunes de abril del año 2008, al salir de una eucaristía, adoptó el cadáver de un hombre que hacia 20 minutos había llegado al cementerio y a quién habían asesinado brutalmente.

“Sentí como que esa persona me llamaba a algo. Me dirigí a ese lugar y lo primero que vi fue la tumba donde recién le habían colocado la lápida y de repente de mi mente salió el nombre de esa persona. Yo aún me pregunto si es que él se llama Miguel Andrés Duque porque ese nombre llegó a mi cabeza de inmediato.” asegura

 Lo bautizan y cada que iba al cementerio lo visitaba y lo saludaba. Reza los novenarios y el segundo día de noviembre realizan la misa por las almas benditas del purgatorio, saliendo a las calles pidiendo oración por ellas.

En el cementerio de Puerto Berrio también se encuentra Hugo Hernán Montoya, el hombre que más cercanía, diálogo y apoyo ha tenido por parte de las almas de los difuntos que han sido llevados a este lugar. Su labor, además de saber de las almas, es pedir por el eterno descanso de aquellas que están al borde del infiero, y rezar un Padre Nuestro y un ave María por el descanso de cada una.