¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Mi Banda Sonora

Primo Rojas en Mi Banda Sonora

El actor y dramaturgo compartió en la Radio en Otro Tono sus historias personales de la mano de un gran repertorio musical.

Este señor es capaz de poner en el escenario y al tiempo, el sarcasmo, la risa y el descaro. Primo Rojas es sin duda uno de los mejores actores de teatro de nuestro país. Su capacidad para identificar esas pequeñas cosas que todos compartimos y mostrarlas en escena de manera cruda ha cautivado a miles de asistentes a diferentes salas teatrales. Grandes, medianas y pequeñas, porque en todas se ha presentado.

Identificó su vena artística muy joven, desde que estaba en el colegio. Estar en un grado arriba de los más pequeños, así fuera sólo en segundo, hizo que Primo supiera qué es sentirse superior. Imitar compañeros, adaptar sus risas, forma de caminar y acentos se convirtió en su pasión.

El cuarto de sus hermanos mayores fue su primer escenario. Todas las noches, sin falta Primo Eliseo era el que hacía reír a Bernardo y Juan Carlos. Una noche cualquiera, su papá, un hombre muy serio y conservador hasta la médula subió y les dijo: “¿Ustedes qué es lo que hacen? De que se ríen tanto?”. A partir de esa noche, la rutina del pequeño era entretener a su papá. Hacerlo reír.

En el humor Primo encontró su vía de escape. Conserva en su estudio una curiosa foto en la que está con su familia y él es el único que mira a la cámara sonriendo. Su madre sufría de fuertes episodios de depresión, por eso en su casa el silencio era el rey.

Los recuerdos más bellos de su infancia se crearon en Santander. Su abuelo Primitivo era un hombre generoso, buena gente, querido por su comunidad. Mas bien callado. Tanto, que algunos le decían “Quirica”, que quiere decir lento. Estar en Santander y no tener regaños ni responsabilidades con el colegio y poder correr y gritar eran la vida.

Obediente, Primo ingresó a la universidad a estudiar derecho, más por consejo de su papá que por convicción. Cuando estaba a punto de terminar decidió abandonar la carrera porque estaba seguro de que su papá le iba a conseguir un trabajo. No se vio vestido de corbata y mucho menos llevando casos judiciales.

“Yo en esta casa no mantengo payasos” fue la frase lapidaria que profirió su padre cuando se enteró de la decisión de su hijo el chistoso. Primo agarró la vida con sus propias manos por primera vez, y pasó bastante tiempo sumido en la pobreza que ha descrito con detalle en su extensa obra.

Verlo en escena es poco menos que un bautizo. Es de esos actores que usted debe ver sin la camiseta de los prejuicios. Es un intelectual que conoce todos los rincones de su cuerpo. Que experimenta, posa y aporta con cada una de sus frases.

Siempre antes de comenzar, hace una explicación respetuosa a su público de lo que va a representar. Considera a los asistentes a cada uno de sus montajes, personas absolutamente generosas. No entiende que cosa extraña logra que alguien saque de su tiempo y de su dinero para ir a verlo. Ver a Primo es un privilegio que usted debería tener al menos una vez en la vida.

MI BANDA SONORA PRIMO ROJAS

Mediterráneo-Joan Manuel Serrat
Pensando en Ti-Cheche Mendoza
Detalles-Roberto Carlos

My Way-Frank Sinatra
Esto es Torbellino-Jorge Ariza
Me Olvidé de Vivir-Julio Iglesias

Esta tarde vi llover-Armando Manzanero
Carmen de Bolívar-Lucho Bermúdez
Julia, Julia, Julia-Jorge Veloza y los Carrangueros

Simpathy for the Devil-The Rolling Stones
Venecia sin Ti-Charles Aznavour
A Hard days Night-The Beatles
Altos del Rosario-Carlos Vives

Cargando