Escuche ahora

Especiales Caracol

Gestión de Contenidos


Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

6AM Hoy por Hoy

Darío Arizmendi

Lunes a viernes 4:00 A.M. - 10:00 A.M.

Camilo Villegas espera que con sus éxitos,en Colombia se hable y juegue más golf

El golfista antioqueño Camilo Villegas, quien alcanzó la segunda posición en el Doral Championship de Miami, considera que en su momento Juan Pablo Montoya puso a los colombianos a hablar de automovilismo y él espera que ahora se hable y se practique mas el golf.

El golfista antioqueño Camilo Villegas, quien alcanzó la segunda posición en el Doral Championship de Miami, considera que en su momento Juan Pablo Montoya puso a los colombianos a hablar de automovilismo y él espera que ahora se hable y se practique mas el golf.

Villegas, en teleconferencia con los medios colombianos, agradeció a todos los colombianos que de una u otra forma hicieron posible esta actuación, como aquellos que le siguieron en el torneo y gozaron con su presentación.

Esta es la transcripción de la entrevista virtual que concedió Villegas:

Qué tan cerca vio la posibilidad de ganarle a un jugador de la talla de Tiger Woods?

"Bueno, en realidad no estuve pendiente del tablero de posiciones sino hasta el hoyo 17, por lo que no sentí esa presión de estar cerca de él todo el tiempo. La verdad, en lo único en lo que pensaba era en jugar de la mejor manera posible y, sobre todo, como le he dicho todos estos días, divertirme. Para mí, el balance es más que positivo".

¿Cómo era el ambiente que se vivía en el campo?

"El apoyo del público fue impresionante todos los días. En cada hoyo me gritaban y me animaban y eso me motivaba aún más. Nunca podré estar lo suficientemente agradecido con ellos. Por eso, al final, cuando terminé mi ronda les di un aplauso por todo ese apoyo. Lo último que pude darles fue mi sonrisa y mi juego como para devolverles todo eso que me brindaron".

¿Qué pasó en los "putts" cortos que falló?

"Bueno, ese es un aspecto en el que estoy trabajando muy duro. La verdad, los primeros que llegaron a ese tema fueron los medios de acá de Estados Unidos, que me preguntaron por qué había fallado tantos "putts" tan cerca. Yo creo que esas cosas pasan en el golf y que todo se puede corregir con un trabajo no solo físico, sino mental. Así estoy enfocando esta experiencia y me estoy sintiendo mejor que nunca de esta forma".

¿Qué ha aprendido en estos primeros meses del PGA Tour?

"He aprendido que es un circuito de una gran competitividad, porque una cosa es saberlo y otra, vivirlo en carne propia. También he aprendido que los torneos y las semanas son largas, pero que se compensan con otras cosas. Es decir, se sacrifican unas por otras. He aprendido, además, que hay que ser muy consistente todos los días y que la paciencia es una cualidad fundamental. Lo importante es poder terminar el día, sacar uno su propio balance y sentir que lo que se hizo fue positivo".

¿Qué se sintió al estar de líder?

"Como lo dije antes, no estuve pendiente del tablero de posiciones. Cuando uno está en el campo está en su juego y nada más importa. De hecho, no miré los resultados del primer día y solo hasta cuando se hizo el corte vi en qué puesto estaba. Volví a consultar los resultados al terminar el hoyo 17 del domingo".

¿Cómo es la relación con los demás jugadores? ¿Cómo es estar al lado de los mejores del mundo?

"Es una relación normal, de trabajo y de compañerismo hasta cierto punto. Todos los jugadores del circuito con los que he jugado o con los que tenido contacto se han portado bastante bien conmigo. A pesar de lo competitivo que es el circuito, uno intenta tener una buena relación con todos los jugadores. En el campo cada uno está concentrado en su juego y en su plan. Con su "partner" de juego uno habla como lo harían dos compañeros o conocidos en una ronda normal de golf. Uno habla del clima, del viento, del público, de cosas normales".

¿Cómo se resiste una presión tan alta a ese nivel?

"Bueno, la concentración es primordial porque lo tiene a uno como en una burbuja, pensando en cada tiro a la vez. En este torneo, conté con el apoyo incondicional del público. Este fin de semana eso fue primordial y me ayudó bastante. Además, tenía a muchos familiares y amigos entre el público, otro punto a favor".

¿Cree que esté recorriendo el mismo camino que Juan Pablo Montoya en el automovilismo, es decir, que se está convirtiendo en el "Montoya del golf"?

"Cuando Montoya empezó a surgir en la Fórmula Uno, la gente se interesó por el tema y creo que en cierta medida todos aprendimos de automovilismo de la mano de Juan Pablo. Creo que en este momento, por lo que me cuentan desde Colombia, estoy siendo una muy buena influencia para que en mi país se hable de golf. Espero ser esa buena influencia para que la gente aprenda sobre este hermoso deporte".

¿Por qué se le hizo tan difícil ese hoyo 18 el fin de semana?

"En realidad ese hoyo 18 del "Blue Monster" es uno de los hoyos finales más complicados del circuito, lo dicen las mismas estadísticas. Es un hoyo intimidante, en el que está la brisa de un lado para otro y con un lago a la izquierda que a veces asusta. Es un hoyo muy bonito, pero es muy complicado".

En este torneo, su promedio con el "driver" fue un poco menor ¿A qué se debió esto? ¿Es una nueva estrategia de juego?

"La verdad, esa es la estadística de la que menos estoy pendiente. Eso es algo normal en los torneos, unas veces se pega más largo, otras menos. El objetivo no es destacarse por las pegadas largas, sino por los resultados".

¿Los sorprendieron los buenos resultados tan pronto?

"Siendo sincero, no, porque siempre estuve consciente de mis condiciones y de lo que podía lograr. Sí es cierto que el objetivo de retener el carné para el 2007 está cumplido antes de lo previsto, pero eso es algo circunstancial. Lo importante, lo repito, es poder adaptarme al ritmo del PGA Tour y aprender. Si por ahí se dan resultados positivos, pues bienvenidos sean. Como lo dije anteriormente, esto es cuestión de tener paciencia y de trabajar muy duro".

¿Cómo trabaja su parte mental?

"Desde hace unos meses, estoy trabajando con Gio Valente, sicólogo que tuve la oportunidad de conocer en mi paso por la Universidad de Florida. Con él, hemos empezado a trabajar todos los aspectos del juego mental, que aquí es fundamental".

¿Ha recibido propuestas de otros entrenadores?

"La verdad, sí, pero por el momento voy a seguir con el equipo con el que arranqué. Las cosas están saliendo bien y me siento contento con todos mis colaboradores".

¿Le dijo algo Tiger Woods por su demora en el segundo tiro del hoyo 18 del sábado?

"No. Me saludó en el "driving range" el domingo y me felicitó por mi juego, pero nada más. Él sabe que estas son cosas que pasan en el juego".

¿Qué posibilidades hay de que otros colombianos lleguen al PGA Tour?

"Mi sueño es que en el 2007 no sea solo yo el que esté en el PGA Tour, sino que seamos más los colombianos que estemos acá. El talento está, siempre ha estado, y ojalá solo sea cuestión de tiempo para que eso se dé".

¿Cómo llegó a esa particular forma de leer los "greenes"?

"Todo comenzó a finales del año anterior. En una ronda de juego en el Nationwide Tour estaba tendiendo problemas para leer mis "putts" y pensé que si estando muy cerca del piso podría solucionarlo. Entonces, ensayé esa posición y me funcionó. Desde entonces, la uso todo el tiempo".

¿Cree que Colombia está siendo muy triunfalista con lo hecho este fin de semana?

"La verdad, no lo sé a ciencia cierta. Sé que en Colombia muchos me siguieron y estuvieron pendientes de lo que estaba haciendo. A todos les agradezco el apoyo. Creo que como vamos, vamos bien. Estamos recorriendo bien el camino y eso me alegra. Habrá torneos en los que no esté tan arriba o en los que no supere el corte. Lo repito: esto es de paciencia y de mucho trabajo y los grandes resultados están basados en esas dos cosas".

¿Cómo ve el desarrollo del golf en Colombia en los últimos años?

"La Federación Colombiana de Golf ha hecho un muy buen trabajo. De hecho, a mí me prestaron un apoyo invaluable al tenerme en cuenta para los Suramericanos y al darme la oportunidad de surgir como jugador. Creo que el hecho de tener ya el Campo de Práctica Público es un paso importante para masificar este deporte tan hermoso. Sé que se están haciendo muchas otras cosas a favor del golf en Colombia y que la Fedegolf es partícipe de ello. Las cosas van por buen camino también en ese aspecto".

¿Cómo es su relación con su "caddie"?

"Mi -caddie- se llama Matt Brunoski. Estoy con él desde el Nationwide Tour y los que no son golfistas no se alcanzan a imaginar lo importante que es tener a un buen -caddie- trabajando al lado de uno. Él trabaja más que uno y se convierte en un apoyo invaluable en todo momento. Él es el encargado de equilibrarlo a uno en el juego, de calmarlo o de animarlo. Tiene que saber qué decir en el momento preciso. Por ejemplo, este lunes, yo estaré metido en el gimnasio haciendo un trabajo de recuperación y Matt estará en el campo marcando cada uno de los hoyos. El martes, a las 6:00 a.m., nos encontraremos para la primera ronda de práctica. Así es en casi todos los torneos".

¿Cómo se recuperó de ese doble "bogey" al final de la tercera ronda?

"En el golf, como en la vida, no vale la pena preocuparse por el pasado. Eso no se puede cambiar. Cuando firmé el doble "bogey" en la tarjeta, lo dejé atrás. Lo pasado es pasado. No tiene sentido dolerse por eso una vez ya ha sucedido, lo mejor es pensar en el presente. Eso es lo único que vale".

¿Cuál fue el tiro que más le dolió?

"El segundo del hoyo 17 el domingo. Todavía no me explicó cómo no entró esa bola".

¿Tiene planeado jugar este año algún torneo en Colombia?

"La verdad, no he visto muy bien el calendario oficial de torneos de la Federación. El objetivo de este año, conservar la tarjeta, ya se cumplió. Estamos listos para el 2007 y creo que eso me da la oportunidad de cuadrar mejor mis compromisos. Me hace falta jugar en Colombia; es más, me hace falta Colombia y tengo muchas ganas de jugar allá. No lo sé, de pronto se podría pensar en hacer algo en el segundo semestre del año".