De pescadores a taladores de árboles en la Ciénaga Grande de Santa Marta

Cientos de personas, que subsisten de la pesca en el norte de Magdalena, están cambiado de actividad para no morir de hambre.

Así se ven las áreas que han sido taladas por los pescadores de la Ciénaga Grande de Santa Marta. /

Preocupadas se encuentran las autoridades ambientales encargadas de proteger las reservas naturales en Colombia tras descubrir que en la Ciénaga Grande de Santa Marta los pescadores ahora se han convertido en taladores de árboles que están devorando rápidamente la vegetación en áreas protegidas.

La situación fue descubierta con el inicio de una investigación por una nueva mortandad de peces y manatíes en el complejo lagunar del norte de Magdalena, que fue denunciada por Carlos Vives a través de redes sociales.

Cuando los funcionarios de Parques Naturales de Colombia adelantaban una inspección en los pueblos palafitos de la Ciénaga Grande, exactamente en Bocas de Aracataca, encontraron la mortandad de especies pero también a un grupo de pescadores que buscan desaparecer árboles para cultivar yuca, plátano, frijol, entre otros productos.

Según los nuevos taladores, la siembra de cultivos es la única forma que han encontrado para obtener alimentos y dinero para el sustento diario de sus familias, que por el deterioro de la Ciénaga Grande se están “muriendo de hambre”.

“Lo hacemos porque así podemos sembrar y con eso le damos comida a la familia porque la Ciénaga ya no nos da nada. Ayer tiramos un trasmallo y solo sacamos cinco peces, eso no nos alcanza en un pueblo de cien personas y por eso con este maicito esperamos sobrevivir”, asegura Carlos Bravo, uno de los pescadores de Bocas de Aracataca.

Y es que en ese complejo de humedales costeros, reconocido como sitio Ramsar y reserva del hombre y la biósfera por la Unesco, cada vez es más frecuente la muerte masiva de lisas, mojarras y otras especies, que durante décadas han sido la fuente de provisión de cientos de familias de los pueblos que se levantaron con casas de bareque sobre el agua de la Ciénaga.

Al respecto, Carlos Angulo, funcionario de Parques Nacionales Naturales de Colombia, anunció que esa entidad tomará acciones para impedir la tala de vegetación en zona de reserva natural y eso abarcará sanciones que pueden generar multas económicas y la judicialización de pescadores.

 

 

 

Cargando