¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Paro de estudiantes deja pérdidas por 60.000 millones en la UPTC de Boyacá

Diariamente la universidad pierde al menos 1.500 millones de pesos con el cese de actividades.

Este viernes 7 de diciembre, con motivo del inicio de la temporada navideña, los estudiantes se van del campamento que promovieron dentro de las instalaciones de la sede de la universidad en Tunja, desde hace tres meses.

En Boyacá son alrededor de 27.000 estudiantes de carreras de pregrado de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia, Uptc, los que están en paro indefinido, declarado desde el 10 de octubre de este año. La universidad asegura que los efectos de los bloqueos y de la anormalidad académica, se sienten en el bolsillo de la institución, ya que pese a que no hay clases por las protestas universitarias, los gastos no se hacen esperar.

El rector de la universidad Alfonso López aseguró en Caracol Radio que “la universidad tiene que pagar todas sus necesidades de funcionamiento, nómina y mantenimiento, trabaje o no trabaje. Toda la nómina de octubre tuvo que pagarse a administrativos y docentes, sin que ellos pudieran si quiera pisar la universidad. Tenemos que pagar impuestos y servicios, y todo esto, nos da un estimado de pérdidas diarias de más de 1.000 millones de pesos”.

Pese al paro, miles de estudiantes siguen utilizando los servicios de bienestar universitario, tales como el del servicio médico y alimentación subsidiada, los cuales también deben ser soportados por la universidad.

“Hay que responder por ejemplo por los dineros de las becas de los estudiantes, a ellos ya se les pagó su semestre, pero no pudieron estudiar; hay que pagarle las residencias a los alumnos beneficiados en este aspecto, vayan o no a dormir, e incluso, aun cuando no asistieron a las aulas, tenemos estudiantes a los cuales debemos responder por el servicio de transporte. Además los contratistas de los restaurantes escolares también se ven seriamente afectados, porque ellos tienen que cumplir por el pago de los empleados para este servicio, aun cuando no hay estudiantes. El servicio de medicina, también se está garantizando, y ese, es un costo amplio también”, sostuvo el rector López.

Pero en Tunja, la ciudad universitaria, no solamente el paro golpea las finanzas dentro de la institución académica. La cadena económica que gira alrededor del Alma mater y de sus estudiantes, también ve disminuidos sus ingresos.

“También pierde el comercio de Tunja, Duitama, Sogamoso y Chiquinquirá, que gira entorno a la actividad normal de la academia universitaria. Restaurantes, cafeterías, papelerías, el sector inmobiliario, el del transporte y demás, que también son sostenidos por el devenir universitario, se encuentran de brazos cruzados con este paro”, indicó López.

El Consejo Académico de la Uptc ordenó la suspensión de las actividades académicas en las sedes de Tunja, Duitama, Chiquinquirá y Sogamoso además de los programas en modalidad a distancia.

La mesa de concertación local, que tiene peticiones puntuales para concertar entre estudiantes y directivas de la UPTC, se reunirá nuevamente la segunda semana del mes de diciembre, esperando poder llegar a acuerdos para normalizar la actividad académica, y para concertar cómo se recuperará el tiempo perdido, y cómo se pondrá al día el calendario académico.

“Ya las decisiones que se tomen, serán para iniciarlas a cumplir en el primer semestre del 2019, porque en lo que resta de este 2018, no alcanzamos a adelantar todo el tiempo perdido en temas académicos. Vamos por buen camino de dialogo con los estudiantes, y ya logramos suspender de manera indefinida la aprobación de la reforma da las mallas circulares, hemos tocado temas del reglamento estudiantil, y poco a poco vamos llegando a puntos de acuerdo”, explicó el rector de la UPTC.

En la noche de este jueves 6 de diciembre, los universitarios marcharon con velas y antorchas por varias vías de Tunja, uniéndose a la novena gran marcha estudiantil, que conmemoró la masacre de las bananeras.

Este viernes 7 de diciembre, sobre las 11 de la mañana, y en un acto simbólico, los estudiantes dejarán el campamento que han sostenido desde el mes de octubre, fecha en la que se declararon en paro indefinido para exigir recursos para la educación superior publica en el país, al gobierno del presidente Iván Duque.

“Le entregaremos el campus a las directivas de la universidad, pero seguiremos desde otros frentes con nuestras protestas pacíficas y simbólicas, no nos rendimos para exigir una educación digna y de acceso para todos. Devolveremos las instalaciones, pero el paro no se levanta, no se finaliza, hasta que nuestros representantes nacionales (de la Unión Nacional de Estudiantes de la Educación Superior, UNESS), lleguen a un acuerdo decente con este gobierno, para defender la educación del futuro”, señaló en Antonio Jiménez, uno de los voceros del movimiento estudiantil de la UPTC.

En total, el Consejo Académico de la universidad, ha estimado que las pérdidas diarias por el cierre de la institución son de alrededor de 1.500 millones de pesos, es decir que a la fecha, se calcula que son alrededor de 60.000 millones de pesos en pérdidas durante todo el paro.

Cargando