¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El poderoso juego de aprender para la vida

El colegio Newport School, en Santander, se la “juegan” por currículos innovadores que protegen la etapa de desarrollo de cada estudiante.

El mito del juego como metodología sin sentido en ambientes de aprendizaje puede ser un riesgo desde la concepción del adulto, pero el juego debe reconocerse como uno de los caminos más auténticos para el desarrollo de competencias y de habilidades del siglo XXI desde la primera infancia.

Actualmente, una de las mayores preocupaciones de los sistemas educativos, es cómo hacer evidente el desarrollo de competencias para la vida, frente a la gran demanda académica de conocimientos básicos en diferentes áreas. En el caso de los proyectos educativos para los más pequeños, el gran reto es proteger su etapa de desarrollo, ofrecer espacios de interacción pertinentes de acuerdo con sus intereses y generar emoción y motivación por el aprendizaje reconociendo en ellos lo que más disfrutan hacer.

En Colombia, Colegios como Newport School, en Santander, se la “juegan” por currículos innovadores que no solamente protegen la etapa de desarrollo de cada uno de los estudiantes, sino que adicionalmente rescatan su esencia curiosa y creativa para desarrollar, a través de las didácticas que correspondan, las competencias requeridas para el futuro que los espera como ciudadanos al terminar su paso por el sistema escolar. En Newport School el juego se evidencia como un derecho, como una actividad rectora de la primera infancia y como un catalizador de desarrollo de competencias para la vida.

El juego no solamente es una actividad natural y universal, sino además es un derecho (Ministerio de Educación Nacional, Documento 22, p. 16), así como lo establece el artículo 31 de la convención sobre los derechos del niño (Unicef Comité Español, 2016). Por lo anterior, incluir estrategias diferenciales de juego en los ambientes de aprendizaje no solamente es una responsabilidad y un deber, sino que genera una respuesta a las necesidades naturales de los niños y una gran oportunidad para potenciar talentos y competencias por parte de los acompañantes en los procesos de cada uno de ellos.

De acuerdo con los lineamientos del Ministerio de Educación Nacional, el juego es una de las actividades rectoras de la primera infancia y de la educación inicial, además del arte, la literatura y la exploración del medio. Es decir, es una herramienta o estrategia que posibilita el aprendizaje. Es entonces indiscutible la necesidad de evidenciar en las propuestas educativas el sentido pedagógico de las actividades basadas en el juego, que además potencien la educación integral de todos los niños.

El juego es uno de los recursos que da inicio al desarrollo de las competencias para la vida. El marco exclusivo de competencias del siglo XXI para la primera infancia (21st Century Skills Early Learning Framework), presenta las herramientas necesarias que dan aún más significado a los procesos de enseñanza, incluyendo las habilidades de aprendizaje e innovación, las habilidades para la vida y la carrera, y las habilidades informaticas, de medios y tecnología. En relación con las habilidades para la vida y la carrera, el juego se convierte en el escenario provocador y de desarrollo de competencias que responde a las 4 establecidas en el marco, así:

FLEXIBILIDAD Y ADAPTABILIDAD

Un niño es recursivo en el juego. Permite crear reglas cada vez que genera un reto nuevo dentro del juego que establece. Se adapta a los recursos que tiene y además adapta los recursos para sus objetivos.

INICIATIVA Y AUTODIRECCIÓN

En juegos que no son dirigidos, la autonomía de un niño se potencia en el más alto nivel. Su creatividad y toma de decisiones se evidencian en la medida que la estructura del juego que crea se fortalece.

HABILIDADES SOCIALES Y CROS-CULTURALES

Los juegos de roles son los más potentes para esta competencia. Ponerse en el lugar de otro genera valores implícitos como la empatía y la solidaridad, componentes esenciales de las buenas relaciones sociales, las competencias ciudadanas y el intercambio cultural basado en el respeto.

LIDERAZGO Y RESPONSABILIDAD

El juego genera diferentes tipos de liderazgo y además esquemas de responsabilidad para lograr el éxito del mismo. En este sentido, el juego apoya el tercer estandar de competencias ciudadanas relacionado con la pluralidad, la identidad y valoración de las diferencias, donde todos los ciudadanos debemos identificar y respetar las diferencias y semejanzas entre los demás y nosotros mismos, y rechazar situaciones de exclusión o discriminación en la familia, con los amigos y en el aula (Ministerio de Educación Nacional, Documento 22, p. 17).

La naturaleza humana y la esencia de un niño no pueden modificarse. “Imaginar el mundo de la infancia sin el juego es casi imposible” (Ministerio de Educación Nacional, Documento 22, p. 13). Los elementos tecnológicos pueden tender a alejar a los niños de su esencia original, pero el juego siempre será una de las experiencias de la infancia que definitivamente aporta de manera directa a la formación de la “arquitectura neuronal” (Soussa, p.24) que se requiere para el éxito académico, social y en la vida.

Newport School

Ubicación: Calle 24 No 22 – 39, Bucaramanga, Santander

Teléfono: (7) 618 5011

Facebook: @newportschool

Página web: www.newportschool.edu.co

Cargando