¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El SENA Regional del Alto San Jorge se fortalece gracias a Cerro Matoso

A finales de 2019, el SENA del Alto San Jorge con sede en Montelíbano (Córdoba) beneficiará a más de 1.000 aprendices de la región.

Se trata de la fase II del proyecto, compromiso de Cerro Matoso en el marco de la Alianza por lo Social. La primera fase, que ya está en funcionamiento desde el año 2017, permite la educación de alrededor de 500 personas.

“Las nuevas obras que se iniciarán en breve incluyen la construcción de la nave industrial y el área de servicios del SENA Regional. Las instalaciones que entregará Cerro Matoso completamente dotadas permitirán la formación de jóvenes y adultos en Electricidad, Refrigeración, Automatización, Automotriz, Moto, Metalmecánica, Soldadura, Construcción y Confecciones”, reveló el Vicepresidente de Asuntos Corporativos, Luis Marulanda.

Según el proyecto, esta nave tendrá, además, la subestación eléctrica, la planta de almacenamiento de agua, el centro de acopio de residuos sólidos, la cocina y zonas para el tránsito de personal con algún tipo de discapacidad. Se estima que esta nueva fase beneficiará alrededor de 600 nuevos aprendices

Anunció el vicepresidente Marulanda que la inversión prevista en pesos es de $3.350 millones. Este aporte hace parte de la iniciativa público-privada en temas sociales más grande del país con una inversión conjunta de 45 mil millones, en entre Cerro Matoso, Prosperidad Social, la Agencia Nacional de Minería, el SENA y las alcaldías de Montelíbano, La Apartada, Puerto Libertador y San José de Uré. La Alianza por lo Social, firmada en el año 2013, está enfocada en planes de salud, agua, vivienda, cultura, recreación y educación.

Con una inversión de cinco millones de dólares, Cerro Matoso aportó la infraestructura en la que funciona el SENA del Alto San Jorge y que beneficia a más de 200 mil habitantes (13% del total del departamento) de los municipios de Ayapel, Buenavista, La Apartada, Puerto Libertador, San José de Uré y Montelíbano.

Las obras generarán empleo de personal de la región durante los ocho meses que dure la ejecución del contrato.

Alianza con el SENA para patrocinar la educación

A propósito de esta expansión, recientemente más de 150 jóvenes de las diferentes comunidades del área de influencia, en especial estudiantes de grado diez y once, conocieron la convocatoria de patrocinios de Cerro Matoso para los programas de formación en el SENA del Alto San Jorge (sede Montelíbano) y que son de interés para la compañía.

El encuentro buscó motivar y promover el ingreso a la educación formal a los jóvenes del área de influencia de modo que adquieran las competencias necesarias para aprovechar las oportunidades directas y exclusivas en la compañía.

“Todo esto es la puesta en marcha de la política de diversidad de la empresa. La premisa es la integración de las personas del área de influencia directa y la vinculación de más mujeres. Para la empresa es esencial la política de inclusión y diversidad en los órdenes laborales, de representación y liderazgo y para que esto se concrete, es necesario la formación. Cerro Matoso genera acciones para que en las comunidades haya hombres y mujeres con las competencias en mano de obra calificada a nivel operativo. Hay mucho potencial y se debe aprovechar. Destacamos la alianza entre el SENA y la compañía, cuyo propósito es visibilizar estas oportunidades y generar la motivación entre los jóvenes de último grado de secundaria”, dijo Miguel Medina, de Recursos Humanos.

Por su parte, Marbel Muñoz, de Asuntos Corporativos, resaltó la oportunidad que se les abre a los jóvenes de incluirse en el mundo laboral. “Uno de los aliados fundamentales en este proceso de formación dirigido a las comunidades del área de influencia es el SENA, porque tenemos la oportunidad de patrocinar desde la etapa lectiva, hasta la práctica, para que estudien carreras técnicas y tecnológicas y luego puedan hacer, algunos de ellos, prácticas en Cerro Matoso. La empresa ofrece para los nuevos aprendices una cuota de sostenimiento de acuerdo con lo establecido por la Ley”.

Angélica Romero, joven habitante de Pueblo Flecha, dijo que “me parece que es una oportunidad muy buena de parte de Cerro Matoso porque a nosotros se nos dificulta mucho ir a otros lugares a estudiar. Nos están brindando una oportunidad enorme para realizarnos como profesionales y salir adelante”.

De la comunidad de Boca de Uré, Karina Gil, destacó el involucramiento de las mujeres. “Lo más bonito es que para la compañía las mujeres sí somos valiosas, importantes y eficientes. Esa invitación para formarnos es lo que más nos gusta”.

No es nuevo este tipo de patrocinios, desde hace varios años, Cerro Matoso promueve la capacitación de las gentes de la región para que luego puedan empoderarse de sus propios procesos de desarrollo, emprendimiento y creación de nuevos negocios personales.

Cargando