¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Trabajadores de la clínica Esimed de Tunja harán cacerolazo este jueves

La clínica completa 52 días con 10 servicios cerrados, y los trabajadores aseguran que están en un limbo laboral.

El cierre de la Clínica Esimed de Tunja no solamente ha desatado una crisis de atención en salud para 230.000 afiliados a Medimás EPS, y un colapso en la red hospitalaria de la capital de Boyacá. También amenaza la tranquilidad de los trabajadores, a quienes les adeudan salarios, y están en la incertidumbre frente a su futuro laboral.

“Nos adeudan salarios atrasados, nos deben recargos, cesantías, estamos paradójicamente sin afiliación a salud, nos mandaron a muchos a vacaciones y tampoco nos las han cancelado, las deudas están desde hace casi 9 meses, y nosotros como trabajadores nos sentimos 100% vulnerados en nuestros derechos, esta es una verdadera masacre laboral", explicó en Caracol Radio la presidenta del Sindicato Sintrasaludcol, Teresa del Pilar Moyano Romero

Señaló que "además las directivas de Esimed no nos dan la cara, ni a nosotros, ni a las autoridades de salud, y esto pasa en todo el país, somos 18.000 trabajadores de Esimed pasando por la misma situación, algo que afecta a las familias de médicos, enfermeras, administrativos y demás personas que se encargaban del funcionamiento de este centro asistencial”.

El cacerolazo de los trabajadores de la salud iniciará a las 9am de este jueves 15 de noviembre.

Con cacerola en mano, arengas, pitos y pancartas, auxiliares, enfermeros, médicos, personal administrativo y de servicios generales de esta IPS, harán una protesta pacífica desde las instalaciones de la clínica Esimed, ubicada al norte de la ciudad.

Recorrerán la Avenida Universitaria, el sector de Las Quintas, pasarán por la Avenida Norte en los dos sentidos, tomarán luego la avenida Maldonado, llegaran a la carrera décima en el centro de la ciudad, y terminarán su recorrido frente a la Gobernación de Boyacá, para llamar la atención de las directivas de Esimed, quienes según la secretaría de salud del departamento, aun no muestran voluntad para subsanar las dificultades que obligaron al cierre de los servicios en la entidad, ni para solucionar las deudas con sus propios trabajadores. 

“Estamos esperando reingresar en los próximos días para verificar el estado actual de la empresa, porque no sabemos quién es nuestro empleador y por lo tanto no sabemos quién es nuestro jefe, no sabemos los planes de la EPS Medimás para con la Clínica Esimed en Tunja. Estamos hablando de vidas de personas, de madres cabeza de familia, incluso de embarazadas que hoy ni siquiera tienen pago de salud, no tienen servicio de salud y no tienen cómo ejercer su vocación de servir a los ciudadanos, lo que ha generado que nuestra red pública colapse”, sostuvo Moyano.

Mientras tanto, las clínicas y hospitales de Tunja oficiaron al centro regulador de urgencias que están al borde del colapso, por la inminente alta demanda de servicios de salud, las urgencias por ejemplo, están sobreocupadas en más de un 300%.

Cargando