¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Una foto para no olvidar

Columna de opinión de Rafael Vergara Navarro

Son tantos los hechos y la dinámica de la vida política, económica y social, nacional o local, que como secuencia de novela pasan y desaparecen bajo el impacto de la noticia del siguiente día.

En esta larga guerra que no terminamos de apagar el drama se complejizó con la violencia, los asesinatos y sus asesinos: En Colombia te matan dos veces, el día que te silencian y con el muerto del siguiente día, cuando te entierran en el olvido.

Y, claro, por eso, por la búsqueda de sacudirnos de la amnesia o la desmemoria, de los asesinados sin asesinos, de los crímenes sin criminales, en el Acuerdo de la Habana la búsqueda de la verdad es vital para cerrar el ciclo, satisfacer el derecho de las víctimas y poder perdonarnos.

Para ello se pactó y tiene rango constitucional la Justicia Especial para la Paz, centro de conflicto político y jurídico entre el Uribismo y sus aliados y el Centro y sus izquierdas.

La crítica de quienes no terminan de aceptar el proceso -ahí van- es que es una justicia para favorecer a los guerrilleros y condenar a los militares y que en vez de Verdad lo que busca es impunidad. No olvidemos que la pena está en función de la verdad pero esta asusta a los autores intelectuales.

Iniciando mes se firmó un histórico acuerdo y pacto político que podría –ojalá- fortalecer la convivencia entre contrarios y legitimar aún más el funcionamiento de la Justicia Espacial para la Paz (JEP), órgano de cierre del conflicto interno y punto central del enfrentamiento no superado entre las polarizadas fuerzas del Sí y el No.

En nombre del gobierno y el Centro de Democrático (CD) la senadora Paloma Valencia pretendió la creación en la JEP de una sala y magistrados especiales para juzgar a los militares, cambiando el Acuerdo de la Habana, es decir modificando lo que hoy hace parte de la Constitución.

Hundiéndose el proyecto en la comisión 1 del Senado, el liberal Luis Fernando Velasco, de acuerdo con el expresidente Uribe, propició el diálogo de este y la ponente con sus contradictores Gustavo Petro, Iván Cepeda y Alexander López (Polo), Angélica Lozano y Antonio Sanguino (Verdes), Rodrigo Lara y Germán Varón (CR) Roy Barreras (la U) y Sandra Ramírez, Pablo Catatumbo, Carlos Antonio Lozada y Victoria Sandino (Farc).

Activos 9 horas en el debate, si bien el Polo no firmó el acuerdo y las Farc se declararon impedidos por su apego al Acuerdo de la Habana y a la JEP, quedó claro -y así se pactó- que no se necesita una nueva sala, admitiéndose 14 nuevos magistrados pero no designados por el Presidente, como lo pretendían, sino por un Comité de Escogencia autónomo, integrado por la Procuraduría y la rama judicial.

Sin juzgamiento diferencial, ellos se integrarían a las salas de Reconocimiento, Verdad y Responsabilidad y la de Definición de Situación Jurídica, así como a la secciones de Revisión y Apelación.

Lo pretendido lo sintetizó Rodrigo Lara como un “regalo venenoso a los militares” porque el trato diferencial abriría la puerta al juzgamiento de ellos por la Corte Penal Internacional.

No hubo un enfrentamiento de enemigos, pero al faltar 7 debates hay evidente desconfianza en el pacto de: 1- “Trabajar conjuntamente en la aprobación del texto del Acto Legislativo aprobado en primer debate en la Comisión 1. 2- Ese texto no incorporará ningún* tema nuevo a lo largo de su trámite legislativo y todas las discusiones sobre él se llevarán en una comisión multipartidista que reúna todas las fuerzas políticas presentes en el Congreso de la República. 3- Las bancadas se reservan el derecho a seguir discutiendo el número de magistrados que serán elegidos y si no hay acuerdo se someterán a las plenarias. 4- Las bancadas se reservan su derecho a tramitar otras iniciativas a través de otros proyectos, sobre temas similares”. La ministra del Interior está entre los 20 firmantes.

“Voy a creer en su palabra doctor Uribe. Palabra empeñada es palabra cumplida, como lo he demostrado toda la vida. Ahora usted dé su palabra. Estamos logrando un gran consenso nacional alrededor de la JEP” dijo Petro.

Uribe afirmó: “Queda claro que la aprobación de este acuerdo y el pacto político que se hizo no implica renunciar a opiniones que tenemos sobre la JEP, que son diferentes”.

Y ante las críticas Velasco remató “Si se incumple lo pactado seré el primero en pedir que se hunda la reforma”

Cargando