Los reparos de ambientalistas sobre nueva flota de Transmilenio

Consideran que la exclusión de buses eléctricos, fue una oportunidad perdida para Bogotá.

Los ambientalistas consultados por Caracol Radio luego de que fuera adjudicada la licitación para los nuevos buses de TransMilenio, que incluyen vehículos a gas y diésel, consideraron que la ciudad perdió una oportunidad histórica, porque no fueron incorporados buses eléctricos.

“Bogotá está a 2.600 metros sobre el nivel del mar y los motores a combustión interna no funcionan tan bien, y por lo tanto no debemos esperar más, sino que haya más contaminación. Es cierto que comparado con los buses anteriores se disminuye, pero hay que comparar con la tecnología existente que es la eléctrica y las celdas de hidrogeno”, señaló Carlos Fonseca, exdirector de Colciencias y experto en energías renovables.

Agregó que era “previsible el resultado que el 60 por ciento de los buses eran diésel y este hecho no permite que aún sin considerar los costos ambientales, se pueda hacer un análisis de beneficio costo bien hecho”.

Camilo Prieto, director del movimiento ambientalista colombiano indicó que “el Distrito desperdició una oportunidad para transitar hacia las energías renovables y no asumió con grandeza el momento que le correspondía, y sigue apostándole a las tecnologías euro cinco que son completamente obsoletas en el resto del mundo”.

Señaló que la apuesta desde el sector defensor de los ecosistemas, “era que al menos 100 de estos nuevos buses fueran eléctricos”.

Sin embargo, el Distrito considera que con la entrada de los nuevos vehículos, se espera una mejoría en la calidad del aire en la ciudad, pues se estima una reducción de material contaminado de unas 7 toneladas cada año.

Entre tanto, el exministro de Ambiente, Luis Gilberto Murillo, había advertido al Distrito sobre la necesidad de que en el proceso de renovación de la flota se priorizara la incorporación de tecnologías vehiculares más limpias, bajas en emisiones, como los buses eléctricos.

En su momento, Murillo indicó que Bogotá es una de las ciudades donde se registra los mayores incumplimientos en relación con material particulado a los niveles máximos permisibles definidos en Colombia.

“La fuente principal de contaminación está asociada en gran medida a las emisiones de los vehículos con motor ciclo diésel, situación que se evidencia en los inventarios de emisiones realizados por la Secretaría Distrital de Ambiente”, agregó la comunicación del exjefe de la cartera ambiental.

Cargando