¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Recreación, relacionamiento y salud, son prioridades de Cerro Matoso

La educación cultural, la confianza y la salud, son tres temas prioritarios en los que Cerro Matoso hace grandes inversiones.

Fortalecer la confianza, propósito del relacionamiento con las comunidades

El relacionamiento de Cerro Matoso con las comunidades cada vez más alcanza mayores niveles de confianza que permiten a las partes generar diálogo y llegar a acuerdos. Parte de esa estrategia es que la empresa abra sus puertas y explique cómo funciona la operación, cuáles son los impactos y cómo se compensa para garantizar la sostenibilidad del entorno.

Como parte de esos programas, habitantes de las comunidades de Puente Uré y Centro América conocieron avances del proceso minero en el tajo La Esmeralda invitados por Cerro Matoso.

Los invitados recorrieron el área de explotación, conocieron las normas de seguridad que se cumplen de manera rígida, pudieron compartir con personal vinculado que viene de las mismas comunidades y recibieron información real sobre las proyecciones productivas.

El ingeniero Esteban Gómez fue el anfitrión y atendió los cuestionamientos de los visitantes. “En cuanto a la participación de las comunidades durante el proyecto quedamos muy contentos y satisfechos por el desempeño y acogida en temas de seguridad. De esas poblaciones hubo gente muy involucrada, les fue muy bien, incluso quedaron algunos con trabajos permanentes a través de empresas contratistas. En la visita, todos fueron muy observadores e hicieron muchas preguntas acerca del tema técnico de minería porque hay personal de la comunidad que se está capacitando en esas áreas lo que es muy interesante, eso nos transmite tranquilidad y se observa que se puede tener una conversación técnica con todos ellos. Es importante continuar con este relacionamiento para que todas las comunidades entiendan nuestros procesos y conozcan nuestro esfuerzo por hacer una Minería Bien Hecha y de manera responsable. Es clave conocer la información de primera mano y ser promotores de los grandes esfuerzos que hacemos en la compañía”.

Dos de los visitantes tomaron la vocería y dejaron en claro que estas tareas de la empresa demuestran el interés de Cerro Matoso en el bienestar de la comunidad.

“Cerro Matoso es muy juicioso en temas ambientales y aporta nuevas tecnologías que permiten mejorar la calidad de vida. Valoramos que la empresa nos tenga en cuenta”, aseguró, Jorge Luis Cuteño, de la comunidad de Centro América.

“Me encantó la forma de manejo ambiental que tienen, ver los árboles y su cuidado, como manejan el agua, maravilloso”, dijo Eloisa Suárez, del Cabildo Indígena de Puente Uré.

Cerro Matoso, a través de promover el arte rescata los valores ancestrales

Variadas puestas artísticas en escena de bailes como la cumbia, el garabato, el son de negro, el porro-fandango, el mapalé y números que hacen referencia a la forma de pescar, lavar la ropa en la quebrada de Uré, las faenas de los balastreros, entre muchas otras rutinas que representan de cómo se vive en estas comunidades hacen parte del catálogo que el grupo folclórico del Consejo Comunitario de Comunidades Negras de Boca de Uré ha logrado construir gracias al proyecto liderado por Cerro Matoso orientado al fortalecimiento cultural.

Más de cuarenta niños interpretan desde hace cinco años piezas escénicas de danza y coreografías contemporáneas afrocolombianas que tienen como objetivo rescatar los valores ancestrales de esta etnia asentada en el Alto San Jorge.

“Habitando y reconociendo mi cuerpo, a través del arte”, es el proyecto que ha permitido capacitar a niños y a jóvenes entre los 6 y 18 años para el uso y apropiación de la cultura como generadora de conocimiento, además de propiciar el auto cuidado del cuerpo y las estrategias de inclusión.

La ejecución del proyecto ha generado la sensibilización corporal y la formación artística mediante la conformación de semilleros de talentos orientados de manera académica, teórica y práctica por la Corporación Artística y de Sociedad Permanencias, lo que ha permitido la presentación de puestas en escena contemporáneas y distintas danzas representativas de la tradición afrocolombiana en escenarios en los que han estado presentes funcionarios del Ministerio de Cultura, la Gobernación de Córdoba, la Alcaldía, la Corporación Autónoma Regional de los Valles del Sinú y del San Jorge (CVS), además, en la protocolización del Programa de Desarrollo con Enfoques Territorial (PEDET) a nivel regional.

El proyecto también aborda temas como liderazgo, salud, educación sexual y ambiental. Se trabaja en la construcción del Centro de Documentación de la Memoria Colectiva Afrocomunal y en el apoyo de la construcción del plan de etnodesarrollo de las organizaciones comunitarias.

El Presidente del Consejo Comunitario de Comunidades Negras, Manuel Taborda, señaló que la iniciativa, “es un gran aporte al fortalecimiento de nuestra cultura, ayuda a rescatar los bailes tradicionales, genera reconocimientos para el consejo por parte de diferentes entidades, permite que los niños aprovechen su tiempo libre y no se dejen influenciar por otras coyunturas. Es una muestra cultural de orgullo para la comunidad. Agradecemos a Cerro Matoso este respaldo, somos conscientes de que la empresa nos trae personal de alta calidad para para guiar esta formación”.

“Me siento alegre, feliz de estar desde el inicio del proceso, me ha enseñado a ser humilde, tengo más confianza en mí, yo creo que la presentación más importante fue mostrar nuestros bailes a los dueños de la mina. Hoy, Boca de Uré es más conocida”, dijo Darien Díaz, líder de proceso cultural.

Mariam Marcelo, Secretaria del Consejo Comunitario y madre de uno de los niños en formación, explicó que, “acompaño a los niños en cada presentación, es un proceso artístico y humano, han aprendido a trabajar en equipo, a ser tolerantes con las diferencias, es un fortalecimiento para todos, gracias a Cerro Matoso hemos cumplido nuestro sueño de mostrar nuestra cultura”.

La salud en las comunidades, otra tarea que cumple Cerro Matoso

Las brigadas médicas que lidera la Fundación Panzenú en las comunidades vecinas a Cerro Matoso no solo son esperadas por la población, sino altamente agradecidas porque se constituyen en un apoyo inmenso para las familias que no cuentan con los recursos necesarios para estar en controles.

“Una Brigada Integral de Salud no solo es una visita de médicos y enfermeras, es un encuentro que va más allá de un eventual diagnóstico. Nuestra idea, que además es pionera, es lograr conocer más detalles de esos habitantes que requieren un servicio de salud. Poder compartir con las familias, cómo viven, cómo se cuidan, eso es fundamental para tratar a los pacientes. Todo el personal desplazado en la brigada lleva la consigna de escuchar a las padres de familia. Esta demostrado que las citas médicas no se pueden circunscribir únicamente a un momento de los pacientes con los médicos”, afirma el doctor Jorge Ospina, director de la Fundación.

Recientemente en Boca de Uré más de setenta personas recibieron medicamentos y quienes lo requerían fueron remitidos a exámenes de laboratorio en las clínicas del servicio. Los niños tuvieron pediatra para conocer su situación en esta época que aumentan las afecciones respiratorias.

La Enfermera Jefe de la Fundación Panzenú, María del Carmen Amador, destacó la organización de la brigada. “Se ha hecho prevención de la infección respiratoria aguda, que es uno de los flagelos que nos ataca en este momento, también se ha enseñado sobre la tuberculosis, cómo se previene, cómo se transmite y medidas muy importantes relacionadas con la alimentación de los niños, especialmente la lactancia materna. Algo fundamental que han aprendido, a través de talleres, es sobre el lavado de las manos porque evita muchas enfermedades como la gripa, diarrea, conjuntivitis y afecciones de la piel. La comunidad ha respondido y la atención ha sido muy buena. Estas actividades fortalecen la confianza mutua”.

Los voceros de la comunidad coinciden en el agradecimiento a Cerro Matoso porque ninguna otra entidad actúa de manera tan eficiente en la región ni siquiera las instituciones gubernamentales. “La atención fue muy buena, las personas quedaron muy agradecidas. La jornada fue muy ordenada y se atendió el máximo de pacientes según los propósitos de la campaña de la Fundación Panzenú”, expresó Biviana Ibánez del grupo de apoyo del Consejo Comunitario. Elizabeth Gómez, integrante también del consejo, dijo que, “hubo una buena dedicación, nos atendieron a mis tres niños y a mí, es bueno recibir el servicio además de los medicamentos, me gustaría que volvieran”. Para Olver Payares, “es ideal esta época por las intensas lluvias. Los medicamentos que formulan y entregan, así como las consultas son gratuitas. Estamos muy agradecidos con Cerro Matoso y todo su equipo médico”.

Cargando