¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Lucha de Afectados por edificios enfermos ha sido estéril

Llevan cinco años en espera de la restitución de sus patrimonios o sus apartamentos.

Las familias propietarias de apartamentos en edificios construidos sin cumplir normas de sismorresistencia, y con defectos de diseños estructurales, llevan 5 años esperando reparación económica, un lustro de trajines para que les devuelvan los recursos que invirtieron con la esperanza de tener un hogar.

El caso más conocido, entre los varios que se han destapado en la ciudad y el valle de Aburrá, es el de los edificios Continental Towers y Asensi, quienes entablaron hace cuatro años una demanda de grupo y solo hasta ahora están empezando las audiencias en un Juzgado administrativo oral de Medellín.

Caracol Radio conoció que se trata de 70 familias de Continental Towers y otras 70 de Asensi que han recorrido oficinas de la Alcaldía, las de los constructores, las de los juzgados en espera de esta reparación económica y reiniciar su vida en una casa propia.-

Mientras tanto muchos de ellos viven arrimados en casas de familiares, en apartamentos arrendados, y –además- siguen pagando las cuotas hipotecarias en los bancos, y siguen acumulando las obligaciones por impuesto predial, entre otros gastos por un apartamento que no tienen, y por un edificio “que no vale nada”, según dijeron a Caracol Radio.

Según Elkin Hernández, uno de los propietarios en Continental Towers, “Cinco años ya. Cinco años pasan de esta tragedia, que es una tragedia humana que ha golpeado a muchas familias. Miles de familias en Medellín. Ya no es solo el Space, ese fue la punta del iceberg. Space, Continental Towers, Asensi, Colores de Calasania, en Copacabana, en Villa Hermosa, en San Juan, ahora Bernavento, ahora en Itagüí, en Rionegro”.

 

Diálogo de Elkin Hernández con Caracol Radio

 

Caracol Radio: Cómo es la situación de ustedes hoy, cinco años después de la tragedia del Space y haber dejado sus apartamentos en Continental Towers?

 

Elkin Hernández: Cinco años ya. Cinco años pasan de esta tragedia, que es una tragedia humana que ha golpeado a muchas familias. Miles de familias en Medellín. Ya no es solo el Space, ese fue la punta del iceberg. Space, Continental Towers, Asensi, Colores de Calasania, en Copacabana, en Villa Hermosa, en San Juan, ahora Bernavento, ahora en Itagüí, en Rionegro.

En el área metropolitana hay un reguero de edificios enfermos.

Cinco años de la caída del edificio Space, el desplome de la torre 6, marca no solo la ciudad, sino que marca y deja una huella durísima en todas las familias, porque han sido cinco años de muchos sufrimientos.

Son cinco años de afrontar el daño moral, sicológico, y de perseguir a los responsables de esta tragedia para que nos repararan económicamente, para que nos devolvieran los dineros que con buena fe, que les entregamos de contado para comprarles un apartamento que era el fruto de nuestro esfuerzo de toda la vida, de los ahorros de toda la vida. ¡Y no ha sido posible! ¡Y no poder lograr ese objetivo de que el responsable nos reparara económicamente por lo menos para volver a recomenzar la vida. ¡Y no ha sido posible!

Daños adicionales

No solo es el tema económico. Es también todo lo que hay alrededor de las familias, todo lo que hay en la intimidad de cada familia con una tragedia de estas: dolor, separaciones, se acaban proyectos, se truncan expectativas y objetivos, se separan familias, y comunidades. Muchos viven arrimados, de tener que hacer trasteos a muchas partes.

Es pasar a NO tener una estabilidad cuando la teníamos (en nuestro hogar).

Es una situación bastante dolorosa. Es una tragedia humana, una tragedia social que la ciudad lamentablemente ni dimensionó y que solo fue dimensionada por las familias que las vivimos y por los medios de comunicación que nos han acompañado.

¡La tragedia sigue viva y sigue creciendo!

Ese iceberg del que hablaba apenas lo estamos viendo.

Ojalá no tengamos otra tragedia en la ciudad… Ojalá no tengamos que vivir otra tragedia en la ciudad.

Pero empezamos hace 5 años este recorrido de edificios enfermos en Medellín con 12 muertos y los tenemos que recordar porque esta es una tragedia que ha dejado familias en luto. Y aquí seguimos!.

 

¿Qué sucedió después: pagos de impuestos, cuotas en los bancos. ¿Cómo ha sido esta vida?

 

Muchas familias tuvieron que seguir pagando el crédito hipotecario.

Algunos bancos tuvieron conciencia y congelaron los créditos, y algunos con los créditos congelados: Bancolombia es uno de ellos. Pero hay otros bancos que siguieron cobrando los créditos hipotecarios, y por ello hay familias que se quedaron si su casa, sin vivienda, que tuvieron que salir a las carreras del edificio Continental Towers, que están HOY pagando un arriendo y están pagando un crédito hipotecario.

Algunos que no pueden pagar las dos obligaciones están viviendo de arrimados.

Otros tuvimos que seguir pagando por más de dos años el impuesto predial hasta que logramos, después de mucha insistencia, de mucho ruego y de mucho trámite, que la administración municipal nos condonara por lo menos, que nos congelara ese impuesto. Pero eso será hasta cuando recuperemos el patrimonio de esas propiedades por un edificio que NO vale nada.

¡Es un edificio que existe como ruina, pero que no tiene ningún valor! Por ese edificio y por esos apartamentos se nos está acumulando una valorización. ¡En fin!

¡El bolsillo ha sido duramente golpeado! También ha sido golpeada duramente la moral de todos nosotros!

 

Caracol Radio: ¿Cuántas familias están en estas condiciones, tienen contactos con ellos, tienen relaciones entre ustedes, han podido volver a verse?

 

Elkin Hernández: De Continental Towers, nosotros somos un grupo muy unido; somos 70 familias y seguimos muy unidos, y estamos con las demandas que estamos presentando ante la justicia administrativa para buscar la reparación económica.

Sabemos que hay otras 70 familias del edificio Asensi, que están en igualdad de condiciones, que no han logrado avanzado nada, que nunca lograron recuperar nada.

También sabemos que hay unas 35 familias propietarias del edificio Space, a las cuales solo les repararon con un porcentaje mínimo, del 20 o el 25% del valor del apartamento, y otras que no han recibido ni un peso, cuando su edificio desapareció hace cinco años.

Y esas familias siguen buscando la reparación así sea por la venta del lote de Space. Sabemos que ese lote ya no vale lo mismo con el estigma que tiene, está muy enredado por la intervención de la Superintendencia de Sociedades.

Los edificios de Colores de Calasania fueron reparados pero las familias tienen una cláusula de confidencialidad: ellos no hablan de eso. No sabemos si los edificios quedaron debidamente bien reparados, bien repotenciados.

En fin, son miles de familias; son por lo menos 3.500 a 4.000 familias las que están hoy en Medellín dando vueltas por juzgados, por oficinas públicas buscando la reparación.

 

Caracol Radio: ¿En este momento se encuentran las demandas interpuestas por los propietarios de Continental Towers?

 

Elkin Hernández: Las 70 familias de Continental Towers interpusimos ante la Justicia administrativa una demanda de grupo, y apenas arrancó. Hace más de cuatro años que interpusimos la demanda en el Juzgado 24 administrativo oral de Medellín.

Por supuesto, no hubo ninguna conciliación, pero ya arrancaron las audiencias y eso nos da una luz de esperanza.

Yo creo que es la única esperanza que tenemos nosotros de recuperar el patrimonio. Es una demanda de grupo; tenemos demandados a los responsables, a los miembros de la junta directiva del Grupo CDO, a la empresaConcretodo que suministró los materiales de baja calidad para la construcción de esos edificios, a la familia dueña de la constructora. Tenemos demandado al municipio de Medellín porque no cumplió con su rol de vigilancia y control. Es el estado quien debe vigilar que las construcciones cumplan con las normas, cumplan con el código de sismorresitencia para proteger la vida la gente.

Aquí no estamos protegiendo el cemento ni la varilla ni el hierro ni el concreto. Aquí estamos protegiendo la vida la gente y el Estado no cumplió y no cumple y no está cumpliendo con rigor con ese ordenamiento constitucional de proteger la vida.

Estamos haciendo esa demanda y confiamos que en otros cinco años más, al paso que anda la justicia, que ojalá sea mucho antes, podamos tener un fallo en última instancia que finalmente nos repare por lo menos económicamente.

Cargando