¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

No valoraron el esfuerzo de la erradicación manual, dicen campesinos

Las fumigaciones aéreas sobre cultivos cocaleros comenzarán en los municipios de Cáceres y Tarazá.

EL Gobierno departamental de Antioquia retomará este sábado, en el bajo Cauca, las aspersiones aéreas sobre cultivos ilícitos, lo que para los cocaleros de la zona es un acto de desprecio al trabajo manual, que desde hace varios años, vienen ejecutando los campesinos que hacen parte del programa de erradicación y sustitución de cultivos.

Fanny Taborda, líder campesina de Ituango, advirtió que no es acertado lo que está haciendo el gobernador Luis Pérez al volver al uso del glifosato, debido a que los cultivos de pancoger serán los primeros afectados.

“No es lo mejor, eso trae problemas para el medio ambiente y los cultivos de pancoger se nos van a dañar,no es la decisión más apta para nosotros, pero el Gobierno está por encima de nosotros y toca aceptar”, sentenció, Fany Taborda, también líder del proceso de erradicación manual en Ituango.

Los pobladores admitieron que se sienten defraudados y consideran que su arduo trabajo no fue valorado pese al enorme esfuerzo que implica la erradicación manual.

“No nos valoraron el trabajo y esfuerzo, y tampoco la voluntad. Nosotros estábamos de acuerdo y ellos deciden hacerlo de otra manera. Primero deberían socializarlo con las comunidades, concientizarlos, pero están haciendo algo malo”, añadió la líder campesina.

Las fumigaciones aéreas comenzarán en los municipios de Cáceres y Tarazá; serán dos drones trabajando con la capacidad para esparcir el químico hasta en tres hectáreas por día.

Cargando