¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

¡Que liberen el menudo!, el llamado de comerciantes en Santa Marta

La escasa circulación de billetes de baja denominación, lo mismo que de monedas de $500 y $1.000, se convirtió en dolor de cabeza para los samarios.

/FOTO CARACOL RADIO

“¿Señor, señora, no tiene más menudito?”. Esa es la frase que por estos días en Santa Marta se ha viralizado, y no propiamente en las redes sociales, sino en las tiendas, negocios del comercio en general y por supuesto busetas y taxis.

Todo ello porque los billetes de mil y dos mil pesos, como también las monedas de más alta denominación, parece que se estuviesen extinguiendo; o por lo menos, eso es lo que piensa la mayoría de los comerciantes consultados por Caracol Radio, quienes además han hecho un angustioso llamado para que “por favor, liberen el menudo”.

Y es que, en la mayoría de los casos, la baja circulación de billetes y monedas que por naturaleza son máximos representantes del menudo para los respectivos “vueltos”, ha convertido en un caos el momento de la comprita en la tienda.

Pero, ¿cuál es la razón para tanta escasez? Todo tiene una respuesta: para el líder de la agremiación de comerciantes, Luis Fernando Sánchez, se debe a que la caja fuerte de los más pobres, es decir, el popular chonchito o marranito, es el que se está quedando con esa platica.

“Es una de las modalidades de ahorro de las familias de estratos bajos y ocurre que las monedas de mil y quinientos pesos no circulan como debería ser; y esperamos que en diciembre cuando rompan los chonchitos o marranitos donde las están ahorrando, pues todo vuelva a la normalidad”, declaró el señor Sánchez.

Lo mismo está ocurriendo con los usuarios del transporte público, bien sea taxis o las busetas del servicio urbano de pasajeros, pues ese es otro de los escenarios donde el menudo ha escaseado.

“Lo que ocurre en este caso es que mientras el cliente paga la carrera de taxi y el taxista pide más menudo, se genera un trancón y mucha incomodidad de parte de quienes, sobre todo, transitan en horas pico”, indicó Luis Fernando Sánchez.

La esperanza de la dinámica económica formal e informal de Santa Marta, es que para el cierre de este año, ese dinero que se encuentran en las alcancías caseras, salga al ruedo.

Cargando