¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

¿Qué pretende el Proyecto de Acuerdo 150?

Esta estrategia busca autorizar la venta del 10% de ISA que posee el Grupo EPM y la desinversión en activos en tres filiales chilenas.

Para solventar la crisis en Hidroituango, en los últimos días Jorge Londoño de la Cuesta, gerente de EPM, indicó que la empresa requiere aproximadamente 7 billones de pesos, por lo que planteó un esquema 4-2-1, en el que cada dígito es el número de billones de pesos necesarios.

4 billones son los recursos futuros que se dejarán de recibir en los tres años de retraso que tendría la hidroeléctrica; 2 billones son necesarios para poner de nuevo en operación a la central tras la emergencia; y 1 billón de pesos es el costo necesario para la atención socioeconómica de la contingencia.

Para los 4 billones de pesos, EPM propuso la desinversión en los activos que tienen en Chile: Aguas Antofagasta, parque Los Cururos y una subestación de energía.

Otra parte vendría de la venta de la participación accionaria de EPM en ISA. “EPM tiene poco más del 10 por ciento de las acciones de ISA, que al precio que está hoy en el mercado, puede valer 1,5 billones de pesos. Una de las razones que consideramos es que si se venden esas acciones, no le pasa nada a ISA”, explicó el gerente de EPM.

Los 2 billones para garantizar la continuidad de Hidroituango saldrían del plan de inversiones en infraestructura que tiene EPM para modernizar redes de energía, acueducto y alcantarillado. "Pensábamos invertir 14 billones, entonces la idea es postergar un poco esa inversión y sacar 2 billones de ese plan", añadió Londoño de la Cuesta.

El billón restante, para la atención a las comunidades, saldrá de un plan interno de reducción de costos y gastos “con ejercicios de mayor productividad y eficiencia”.

Cargando