¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

MUERTE

La muerte lo sorprendió cuando descansaba en una mecedora callejera

El hombre llegó a un taller de mecánica y se sentó a descansar en una mecedora, algunos pensaron que estaba dormido y de ahí no se volvió a levantar.

Salvador Vanegas de 68 años, era una persona invidente de Barrancabermeja, muy conocido por los habitantes del puerto petrolero, por ser un ciudadano  muy alegre. Salvador se ganó el cariño de los comerciantes que lo apoyaban económicamente para sus gastos diarios.

Quienes lo conocían indicaron que, esta persona de la tercera edad era todo un personaje de Barrancabermeja, muy querido y pintoresco que con el tono de la voz identificaba con nombre propio a su interlocutor.

Era invidente de nacimiento y quienes lo conocían aseguraron que le preocupaba el estado de salud de su esposa, ya que estaba sufriendo por una ulcera que tenía en sus piernas. Sus amigos señalan que conoció con la palma de su mano las calles de Barrancabermeja, las cuales recorría sin ningún tipo de compañía.

Hoy Salvador madrugo más que de costumbre a visitar a sus amigos de un taller de mecánica de Barrancabermeja, donde se sentó en una mecedora que estaba en la parte de la calle, pero hasta allí llegó la muerte que se lo llevó en medio del silencio.

 

 

 

Cargando