¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Ambientalistas de Boyacá entrarán al debate formal sobre fracking

Las discusiones se harán en el congreso y los colectivos ambientalistas defenderán por qué debe blindarse al país de dicha práctica petrolera.

El debate formal sobre el fracking en Colombia, arrancará en el congreso donde se discutirá un proyecto que busca prohibir por ley esta práctica de exploración petrolera, y los ambientalistas de Boyacá harán parte de la oposición a procedimientos para la exploración y explotación de hidrocarburos en yacimientos no convencionales.

Estefany Grajales, vocera de varios colectivos de activistas y ambientalistas, explicó en Caracol Radio que “desde la red de defensores del agua, la vida y los territorios del departamento, queremos manifestar es que sigamos diciéndole no al fracking en nuestros territorios, y hacemos un llamado respetuoso a Acipet (Asociación Colombiana de Ingenieros de Petróleos ) y a cada una las personas que hacen parte del sector petrolero, porque aunque entendemos que deben defender el sector que les da de comer, los invitamos a que revisen y visiten los municipios donde ha estado el sector petrolero y que tengan una autocrítica frene a los impactos sociales, ambientales y económicos que se han generado donde se han implementado malas técnicas para exploración y explotación de petróleo, y temeremos que al adoptar el fracking esto empeore”.

En la comisión quinta del senado se radicarán 100 mil firmas que respaldan la petición de prohibir el fracking por el daño ambiental que podría representar, mientras que el gobierno acudirá a explicar cómo está evaluando económica y medioambientalmente esta posibilidad de exploración, que en palabras del presidente de Ecopetrol Felipe Bayón podría duplicar las reservas de crudo del país en un corto plazo.

La Asociación Colombiana de Petróleos también llevará sus argumentos y las experiencias de otros países donde se aplica el fracking. En contraste los ambientalistas de Boyacá, también se harán escuchar y expondrán por que se oponen antes de votar el proyecto radicado por los partidos de oposición. Además aseguran tener ejemplos claros en Boyacá, sobre las afectaciones de malas prácticas petroleras.

“Para no irnos muy lejos, tenemos el caso de Puerto Boyacá en la Ciénega de Palagua, donde las especies ya presentan mutaciones y alteraciones, donde el espejo de agua tiene fenoles y las aguas subterráneas también están contaminadas. No queremos que estos impactos aumenten con la implementación del fracturamiento hidráulico que es mucho más agresivo y que necesita muchísima más agua para poder empezar a fracturar las rocas que generarían un impacto severo en nuestros territorios”, sostuvo Grajales.

Los colectivos defensores del medio ambiente, explican que su lucha está por la protección del agua.

“Es un llamado a que respeten las comunidades donde no se quiere vivir del petróleo porque nuestra verdadera riqueza es el agua, la naturaleza y la biodiversidad y no queremos que se nos siga limitando las posibilidades para las futuras generaciones en términos de recurso hídricos y ambientales”, concluyó la líder ambientalista.

El gobierno y Ecopetrol señalaron durante el pasado congreso de la ANDI en Cartagena que estaban adelantando todos los estudios pertinentes para buscar un fracking responsable y sostenible y que en todo caso sólo se autorizaría si hay un concepto favorable del ministerio de ambiente.

Por su parte, el gobierno del departamento de Boyacá insiste en que no existe fracking responsable.

Los riesgos del fracking 

Según la Alianza Colombia Libre de Fracking, esta práctica conlleva un alto riesgo de afectación al agua.

“De acuerdo con la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés), esta técnica podría generar la contaminación de cuerpos de agua potable, tanto subterráneos como superficiales. Lo anterior se explica debido a la gran concentración de sustancias químicas que se utilizan en la perforación. Los millones de litros de agua que se utilizarían en esta técnica quedarían irremediablemente contaminados y sería imposible verterlos nuevamente a las fuentes hídricas ya que no existe ningún método en el mundo que permita eliminar los agentes tóxicos y radioactivos de las aguas residuales. Esta situación podría causar una disminución en la disponibilidad de la reserva hídrica nacional”, afirma la entidad precitada.

Añade que “las afectaciones del fracking a los ecosistemas y en la reducción hídrica pueden generar un aumento en los conflictos socio-ambientales, en busca de un acceso equitativo y sostenible, y asimismo poner en riesgo la gobernanza del agua en el país. Por otro lado, decenas de investigaciones científicas producidas por universidades, institutos y entidades prestigiosas en todo el mundo advierten del incremento de la sismicidad que se generan con la reinyección de aguas de producción en la actividad petrolera, actividad requerida en los pozos de fracking”.

Cargando