El calvario de 9 municipios de Santander endeudados con los bonos del agua

Los alcaldes de poblaciones como Lebrija aseguran que durante una década han pagado intereses. Las obras de saneamiento se ejecutaron a medias.

Your browser doesn’t support HTML5 audio

Una década después de la emisión de los bonos del agua, 9 municipios de Santander, algunos de los cuales padecen graves problemas de desabastecimiento del líquido, siguen pagando altísimos intereses y no logran reducir el monto de los préstamos bancarios. Además, en la mayoría de esos poblados no se ejecutaron los programas de saneamiento básico y hasta se dilapidaron los recursos en obras para las cuales no eran los recursos.

Uno de los casos más patéticos ocurre en Lebrija, una población cercana a Bucaramanga donde viven constantes sequías. El alcalde Sergio Valenzuela informó que en 2010 las autoridades prestaron $3.200 millones para efectuar un programa que iba a corregir las deficiencias en materia de suministro de agua. Una década después, el municipio ha pagado $3.600 millones en intereses. Quedan otros 10 años para cumplir con los bancos.

Lea también: Carrasquilla responde a señalamientos por “Bonos de agua”

En Lebrija donde ya empieza a escasear el agua, a pesar de las lluvias copiosas que han caído en Santander, nunca se ejecutó el proyecto para hacer más eficiente el acueducto. Incluso, el alcalde Valenzuela asegura que los dineros de los bonos del agua se usaron en la pavimentación de las calles del municipio.

La historia de la capital piñera de Colombia es la misma en otros municipios como Gámbita, en la provincia comunera en Santander. Edison Salamanca, actual alcalde recordó que en 2010 se sacó un crédito bancario por $2.722, a 20 años con unas condiciones muy desfavorables ya que las tasas de interés eran muy altas, DTF más 7 puntos. En Gámbita ya pagaron $3 mil millones de intereses y sólo han abonado $174 a capital. Lo mismo ocurre en Floridablanca, Girón, El Carmen de Chucurí, Onzaga, Suaita, Guaca y San Joaquín.