¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Análisis: "No es cierto que se están robando a las barranquilleras"

Alberto Martínez hace un análisis sobre denuncias de supuestos raptos de mujeres en la ciudad.

Alberto Martínez, destacado columnista Alberto Martínez analizó en Barranquilla Hoy por Hoy de Caracol Radio sobre el ambiente de miedo que hay en la ciudad ante cadenas en whatsapp sobre supuestos raptos de mujeres. Esta es su columna:

"No es cierto que se están robando a las barranquilleras"

La ciudadanía de Barranquilla vive desde hace un par de semana una paranoia en materia de seguridad. A través de redes sociales, correos electrónicos y WhatsApp, circulan audios que advierten sobre el aparente peligro que corren las mujeres.

Supuestas bandas de delincuentes del interior del país, que viven enamorados de las mujeres de esta tierra, las aguardan en la puerta de universidades y centros comerciales, las embarcan en camionetas lujosas y se las llevan. Lo único cierto de estas versiones es que son falsas.

La policía dice que no hay una sola denuncia y que, sin embargo, frente a las especulaciones, sus hombres han desplegado procesos de investigación con resultado negativo.

Pasa no solo con este tema. Semanalmente la Policía metropolitana recibe 149 mil denuncias en los teléfonos de emergencia.

De ese volumen, 79 mil equivalen a denuncia falsas. Las otras son por asaltos, atracos a mano armada, pero también por riñas callejeras, presencia sospechosa de personas en un parque o diferencia entre vecinos.

Con todo, en lo que va corrido del año, cifras al 10 de septiembre, la Policia ha logrado desarticular a 17 bandas criminales en el área metropolitana y capturado a 5.000 presuntos delincuentes, 4.500 de ellos en flagrancia.

A través de su servicio de inteligencia, la Policía también ha logrado esclarecer 210 homicidios. Fíjense bien: esto equivale a un homicidios diariamente.

Por eso quiero detenerme en las denuncias falsas. La cifra que citaba antes, 79 mil, equivale a decir que cada hora sujetos inescrupulosos o sin oficio, activan 470 alarmas sin fundamento.

Son acciones de los mismos realizadores de las campañas de terror en redes, a las que la ciudadanía hace eco sin darse cuenta.

Las reacciones son emotivas, y están guiadas por el sistema límbico, que demora entre 6 y 8 segundos en enviar la primera señal al cerebro. Cuando escuchamos un audio alarmista o vemos una imagen sorprendente y, en ambos casos, inmediatamente le damos like o lo enviamos a una cadena de difusión, actuamos sin pensar.

¿Saben cuál es el problema de este tipo de versiones, tanto las que se hacen a los cuadrantes como las que circulan por las redes? Que generan una sensación de descontrol en la ciudad. Y cuando eso pasa, los delincuentes actúan más.

Ese es el daño que hacemos cuando reproducimos irresponsablemente los mensajes de dudosa procedencia.

No señores. No es cierto que se estén robando a las mujeres barranquilleras. Y, cómo vimos, la ciudad tiene mejores indicadores de seguridad que hace un año.

Tomemos las precauciones necesarias, pero cuando vean este tipo de informaciones en las redes, cuenten hasta diez.


Cargando