ENTREVISTA

"No les fallamos a nuestros clientes", Felipe Calderon

Felipe Calderón no reconoce a la Procuraduría como autoridad ambiental y asegura que la Personería de Manizales tiene una percusión a su empresa.

Foto/archivo/Caracol Radio

Tras conocerse todo el acontecer de los últimos días en Manizales con la polémica construcción del proyecto Tierra viva en lotes de la vereda La Aurora de Manizales, cómo la visita del procurador Fernando Carrillo y el senador Jorge Robledo que pidieron decisiones judiciales de fondo con celeridad, la suspensión temporal de las licencias de construcción y urbanismo que paralizaron las obras del proyecto, Felipe Calderón elpropietario de la Constructora CFC, que adelanta ese proyecto habló con Caracol Radio.

Cuestionó la decisión del Juzgado Administrativo que le suspendió las licencias. Dijo que solo reconoce como autoridad ambiental a la Corporación Autónoma Regional de Caldas (Corpocaldas) y al Ministerio del Medio Ambiente, entidades que han respaldado el proyecto Tierra Viva.

Caracol Radio (CR)

Ingeniero Felipe Calderón. ¿Cómo reciben ustedes el fallo que frenó las obras de uno de los proyectos de la Biociudadela Tierra Viva, que ustedes denominan Alegra y que de acuerdo a informaciones que su empresa suministró a este medio avanzaba en un 15%?

Felipe Calderón (CFC) “Yo no recuerdo que sea el 15%, pero tal vez otro de mis colaboradores lo dio. Nosotros recibimos ese fallo con sorpresa porque cuando los demandantes solicitaron las medidas cautelares, inclusive deliberadamente no nos vincularon a nosotros, sino que vincularon al municipio y al curador. Fuimos liticonsortes (que litigan en una sola parte por la misma causa que otra), es decir que teníamos interés en la causa. Nosotros nos opusimos a las medidas cautelares, de la mano de un abogado que dice que es ambientalista como Francisco Rivera y también como Nelson Uribe. Los dos se opusieron a las medidas cautelares. Me dicen ellos que la juez hizo caso omiso de oposición de las medidas cautelares que nosotros hicimos. Que ni siquiera se tomó el trabajo de leerlas y de por lo menos controvertir para poder decir que pone una medida cautelar.

CR: ¿Ustedes confiaron en que todo les iba a salir sin contratiempos?

CFC: ¿Si usted sacara los permisos de cualquier cosa, como nosotros lo hicimos, con la pulcritud, el cuidado de los detalles haciendo el proyecto, porque no va a confiar? Si usted va a emprender alguna actividad económica y saca todos los permisos y un vecino se opone para que no le den los permisos pero usted tiene todo absolutamente en regla. ¿Usted por qué no va a confiar en el Estado? El día que no confíe en el Estado y en la justicia entonces este negocio lo cierro y yo no sé para dónde me voy.

CR Usted ahora en una conversación con varios periodistas hablaba de los principios de honestidad con que fue criado por su padre y que esos mismos principios son los que rigen como pieza fundamental en su empresa. ¿De pronto no hubiera sido mejor esperar a que todos estos temas jurídicos, traumáticos por cierto para compradores, para usted como empresario, para su compañía y para la ciudadanía y el país en general… quedaran resueltos de fondo con una sentencia en firme?

CFC: No crea que yo no me hecho la pregunta. ¿Cuál es el problema? Que yo lo hice en legítima confianza. Yo no me puedo oponer a hacer cosas porque alguien se oponga a que yo las haga. Le voy a contar algo que está ocurriendo en este país. De 10 licencias de construcción que se dan alrededor de ocho encuentran opositores con razones que no son de ley.

Basados en la legitimidad y confianza que nos dan los actos administrativos fue que hicimos el negocio. Antes de todo el bochinche ya estábamos vendiendo. Es así que se hace esto.

Necesitamos que no se pierda la confianza de inversión en esta ciudad. La honestidad de nosotros está a toda prueba.

CR: ¿Ante todos esos líos jurídicos y oposiciones por qué optó por construir en esos lotes y no pensó en trasladar el proyecto a otro punto de la ciudad, que tuviera menos dificultades?

CFC: “Porque ese es el reto de nosotros los empresarios. Si usted supiera la cantidad de sufrimientos que pasamos. Usted cree que es solo eso. Tuvimos que esperar un año para que una entidad que depende del Ministerio de Cultura nos diera un permiso arqueológico. No es del talante de los empresarios dejar de hacer las cosas siempre porque hay unas personas que no quieren que se haga”.

“Nos dijo un juez que porque no nos poníamos de acuerdo y los opositores abandonaron el proceso. Pregúnteles porque dos de los que pusieron la acción popular se retiraron de esa acción legal al ver la calidad de proyecto que estamos haciendo”.

“Otra razón es que los proyectos de interés social deben ser de envergadura, que construyan ciudad y den calidad de vida a los ciudadanos que habitan allí. Usted no puede hacer un proyecto de interés social en un terreno que valga 2 millones de pesos el metro cuadrado. Ese terreno de La Aurora estaba desde 2001 destinado a vivienda de interés social. Me ha faltado énfasis en decir que ese terreno es la esperanza del municipio para ayudar solucionar el déficit de vivienda de interés social, porque son 2.200 viviendas y de qué manera y con qué dignidad vamos a poner a vivir a las personas que nos compraron allí.

CR: ¿Usted cree que sus clientes están confiados en medio de los retrasos, las acciones judiciales en contra y ahora una orden judicial que detuvo transitoriamente las obras?

CFC: “Le devuelvo la pregunta. Cómo hacer que la gente confié en cualquier parte, si le puede pasar esto. Estamos tristes, angustiados, indignados, pero esperanzados en que esto no pueda seguir ocurriendo. Cómo hacer para que unos compradores en un proceso legítimo puedan seguir confiando. Eso es lo que esperamos del Tribunal Superior”.

CR ¿Van a devolver dinero a quién le solicite en este momento, por desconfianza con el proyecto?

CFC: “Todos los que nos metimos allí lo hicimos bajo la confianza que el estado nos da licencia para desarrollar el proyecto. No les fallamos a ninguno en explicaciones alrededor de como nosotros legalmente estábamos afianzados. Después la fiducia hizo la comprobación de todo. Cuando la fiducia dice que cumplimos con todo, nos dice que podemos empezar a invertir los dineros que depositaron los compradores en ese proyecto. Ahora viene la decisión de ese juzgado y les quita el piso a todos. Es que nos lo quito a todos”.

CR ¿Qué piensa usted del principio de precaución del que se habló en la visita del procurador Fernando Carillo y en la sentencia del Juzgado Administrativo que les frenó las obras?

CFC “Es un tema de una filigrana tan impresionante, pero de una contundencia que yo le pido el favor que entreviste al doctor Francisco Rivera que es experto en eso. Si yo le hablo del principio de precaución yo no le voy a decir las cosas de la manera que deben ser”.

CR Ustedes argumentan que la decisión del Juzgado Administrativo solo afecta a la urbanización Alegra y no a las otras cinco urbanizaciones que tiene el proyecto Tierra Viva. Ese fallo también suspendió la licencia de urbanización. ¿Eso no afecta el resto del proyecto?

CFC “No sé. No lo he revisado. No sé en este momento”.

CR: ¿Si la suspensión transitoria no afectara la construcción de otras etapas del proyecto Tierra Viva estarían pensando en iniciar entonces otra urbanización mientras se resuelve lo de Alegra?

CFC: “Depende de lo que diga el Tribunal Administrativo sobre este caso. Ya interpusimos las apelaciones. Ese Tribunal podría dictar una jurisprudencia”.

CR: La sentencia del juzgado administrativo hace referencia en que La Aurora no es de carácter urbano sino rural. ¿Qué piensa usted de eso?

CFC: “Cómo es posible que la jueza diga eso con las evidencias que tiene, por ejemplo un concepto que la alcaldía de Manizales le pidió a la autoridad Ambiental, las explicaciones de los concejales, menos uno que se opone al proyecto pese a que él lo aprobó dicte esa sentencia”.

CR Sí la decisión del Tribunal fuera ratificando al juzgado. ¿Usted demandaría al estado?

CFC: “Esperemos que las cosas vayan por buen camino y si no nos va a costar a todos. Tengo unos actos administrativos que me dan derecho. Eso no lo voy a pagar yo”.

CR: El 20 de septiembre hay una audiencia por acciones legales con las que unos ciudadanos buscan que se anule el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) de 2003. ¿Qué efectos podría tener alguna decisión del juzgado sobre su constructora?

CFC: “Consulte con un abogado. Es un saludo a la bandera. Los actos administrativos ya no tienen apelación de ninguna especie. Yo emprendí este proyecto en 2011. En 2003 no sé porque carajos lo hicieron”.

CR: ¿Considera que hay persecución de la personería Municipal en todo este tema de Tierra Viva?

CFC: Si porque la personera (Tulia Helena Hernández Burbano) ha sido organizadora de grupos que ni siquiera tienen una representación legal. Se la hemos solicitado y le hemos dicho señora personera ¿usted a quién defiende? nos responde que ella defiende a personas naturales y jurídicas. Le preguntamos ¿y ese grupo qué personería tiene? Pero nos responde que ella no sabe”.

“Hay una cosa. Los colectivos no pueden tener solo derechos también tienen obligaciones. No puede ser que yo grite todo el día que tengo derechos, hago daños y eso no tiene consecuencias. Le hemos pedido a la personera que nos diga quiénes son, que nos diga que representación tienen porque creemos que cuando uno obra en nombre de una sociedad deben tener algún reconocimiento”.

“No podemos cambiar como país la democracia representativa por una participativa”.

CR: Usted dice que sólo reconoce como autoridad ambiental a la Corporación Autónoma Regional de Caldas (Corpocaldas) y al Ministerio del Medio ambiente. ¿Qué piensa entonces de lo que dijo hace unos días en Manizales el procurador Fernando Carrillo sobre que las corporaciones autónomas (CAR) en el país “son una plataforma de política baja”?

CFC: “Cuándo Carrillo dice esto no está diciendo que quita el reconocimiento como autoridad ambiental. Además a él no le corresponde. A los procuradores les corresponde que los actos administrativos de los funcionarios del Estado los hagan de acuerdo a la ley. Él ha dicho, como han dicho muchos, que en las CAR hay politiquería, corrupción, etc. Yo creo que por fortuna Caldas ha tenido una CAR que siempre ha actuado en la legalidad. No conozco reproches y no porque en lo que está sucediendo con nosotros haya sido respaldado por Corpocaldas, sino que no conozco reproches de ninguna índole contra esa entidad. He visto directores y funcionarios serios, que incluso uno dice que se están sobrepasando en las atribuciones que tiene en pro del cuidado del medioambiente y el desarrollo sostenible. El procurador no es autoridad ambiental.

¿Por qué no se devuelven los dineros a los compradores?

Caracol Radio también habló con Andrés Calderón, gerente de la Constructora CFC. Él explicó las razones por las que esa firma no puede devolverles dineros en este momento a los compradores que han hecho pagos para adquirir predios en el proyecto Tierra Viva.

“Cuando nosotros fuimos a arrancar a Construir ratificamos con las autoridades que las licencias estuvieran vigentes y nos ratificaron que así era. Acreditamos eso ante la Fiduciaria y los recursos que allí los clientes ya habían depositado fueron liberados para que los invirtiéramos en la obra, como efectivamente ha ocurrido porque están invertidos en la Obra. Hoy ante lo que estamos es ante una medida suspensiva de un juez, que además es una medida que suspende el negocio en sí. Por eso recurrimos ante el Tribunal para que revoque esta medida y nos devuelva la confianza a todos y podamos continuar con las obras, que es lo que todos nos hemos comprometido aquí tanto contratistas, inversionistas, compradores y la compañía constructora de sacar adelante el proyecto. Un acto de un juez nos deja en vilo a todos y es por eso que no podemos salir a decir que devolvemos los dineros porque eso está invertido. Aún no sabemos cómo vamos a salir de este embrollo. Estamos muy confiados de que el proyecto siga y que vamos a resolver todo ante la justicia”.