“En Zona Bananera necesitamos más protección”: alcalde Holmes Echeverría

El mandatario municipal se pronuncia luego del secuestro de una empresaria bananera de la que no se sabe nada desde hace cuatro días.

Varias reacciones se han generado luego de confirmar que en el norte del departamento de Magdalena fue secuestrada una mujer que administra una finca productora de banano, suceso que ha despertado preocupación entre los empresarios de la región, quienes denuncian aumento de extorsiones y robos.

La secuestrada responde al nombre de Melissa Martínez García y al parecer fue raptada por delincuentes comunes que aún no han pedido algo para devolverla a su familia, sin embargo, las autoridades han desplegado una serie de operativos para recuperarla.

Es por ello que el alcalde de Zona Bananera, municipio en el que está ubicada la finca en la que labora Melissa Martínez García, se reunirá en las próximas horas con el Ministro de Defensa y los altos mandos de las fuerzas militares para evaluar las condiciones de seguridad de esta área que aporta más del 50 por ciento del PIB del departamento de Magdalena.

“Zona Bananera no es un municipio fácil porque es disperso, tiene 14 corregimientos y 57 veredas y es en esa área rural que se concentran la mayor parte productiva del departamento, en la que se vienen presentando hurtos de motos, cargas bananeras, entre otras situaciones”, explica Holmes Echeverría, alcalde de esa localidad.

La forma geográfica y social como está constituido Zona Bananera es precisamente uno de los mayores desafíos en seguridad de las autoridades, que no dan abasto para vigilar todo el territorio.

“Hemos venido haciendo planes de choque para combatir los actos delincuenciales pero necesitamos que el Gobierno Nacional nos ayude para tener más hombre del Ejército y la Policía Nacional. La alta productividad de palmeros y bananeros atrae a los delincuentes y en Zona Bananera necesitamos más protección”, asegura Echeverría.

“En este municipio venimos haciendo grandes esfuerzos para reactivar los puestos de policía que desaparecieron hace 20 años en medio del conflicto armado, por ejemplo, tenemos uno en Soplador que antes era base paramilitar y ahora lo hemos recuperado pero necesita hombres de la fuerza pública para cubrir la zona”, agrega el mandatario municipal.