¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Lupa Regional

Sembrando ética y honradez

Columna de opinión de Rafael Vergara Navarro

¡Siete veces Sí! los invito a votar este domingo en la consulta contra la corrupción que tanto repudiamos, esa miserable agresión e infamia que nos contamina el alma y la vida social, el cáncer que carcome la administración pública y la actividad privada.

Lo sé, vamos a votar sí en 7 conductas específicas que, superado el umbral de 12.075.756 votantes, se convertirán en leyes y obligaciones que haciéndolas cumplir como ciudadanos depurarán, en gran medida, prácticas inadmisibles que enturbian las aguas que bebemos.

Esta semana Juan Carlos Henao, rector de mi alma mater: el Externado de Colombia, entregó cuatro tomos sobre el tema, resultado de una amplia investigación. A tono de conclusión afirmó que nuestra corrupción es sistémica y generalizada, “se aprovecha de los poderes públicos o privados para obtener beneficios individuales, que son excluyentes con la ética que se debe comportar en las relaciones”. La corrupción es el antivalor que se pondera como viveza y que por la impunidad hizo metástasis a todo nivel.

Liderada por el partido Verde, luego de conseguir 4 millones de firmas obligó al Congreso a aprobar la realización de la Consulta Popular. Muchos parlamentarios de todos los partidos votaron empujados, incluso los del Centro Democrático, que encabezados por Uribe, ahora se bajaron del bus, no así el presidente Duque.

Votar contra la corrupción no tiene partido, es un ejercicio del repudio o arrepentimiento que unifica un sentimiento de rechazo al asalto de los dineros públicos. Los y las votantes están entre los 8 millones de Petro y los 10 millones de Duque, son funcionarios o empleados públicos o privados, desempleados, informales, jóvenes o viejos, ciudadanos libres.

Gracias a la Constitución del 91 esta Consulta Popular conectará en cada rincón de Colombia una voluntad colectiva con un propósito común. Votar es reaccionar, dejar de lamentarnos y ejercer nuestro poder. Cada uno de los mandatos requiere obtener 6.037.879 para obligar al Congreso que reforme la Constitución o los convierta en ley. Si no lo hacen en un año, el presidente dignificará lo votado mediante decretos.

Cierto que el gobierno presentó proyectos de ley o que alguno de los propósitos ya existen, pero los mandatos de la consulta son ineludibles y contundentes. Son un paso adelante en la ampliación de la democracia que exige eliminar la corrupción, el exceso y el abuso que, así no nos guste, se nos impone y vuelve cómplices así no queramos.

El silencio, la omisión, la indiferencia o la tolerancia son conductas que tenemos derecho a derrotar, por eso hay que 1- Reducir el salario a los congresistas y altos funcionarios del Estado. Digo yo que así como hay un salario mínimo también debe haber un máximo. 2- Evitar que los corruptos condenados reciban casa por cárcel, dar por terminarles los contratos unilateralmente, sin indemnización, y que no puedan volver a hacerlo con el Estado. 3- Que sean usados pliegos tipo o únicos al celebrar todo tipo de contratos. 4- Que en audiencias los ciudadanos participen en la priorización del presupuesto de inversión, desglosando lo nacional, regional o local. 5-Que los congresistas rindan cuentas sobre su participación y gestión tanto de intereses públicos como privados. 6- que todos los funcionarios elegidos para posesionarse hagan pública su declaración de bienes, patrimonio y renta, pago de impuesto y conflicto de intereses. 7- Establecer un límite de permanencia en un cargo de elección máximo por tres períodos. La vaina es que luego pondrán a los hijos o esposas.

El domingo no se quede en casa, no deje pasar esta oportunidad pluralista de hacerse sentir y compartir en exigir y posibilitar la siembra de ética y honradez. Deje de pensar que con solo votar saldó su compromiso de luchar contra la corrupción y sus agentes públicos y privados. Examine y denuncie los hechos constitutivos del infame flagelo que roba soluciones y nos tiene en el ranking de los países más corruptos de Nuestra América. Evidencie lugares donde desangran los recursos públicos. Esta votación es ajena al clientelismo, no hay dinero, solo pasión, conciencia y decisión.

Cargando