Ciudadanos que alimentan palomas: responsables de proliferación en Bogotá

Según un estudio, el número de palomas se triplica en puntos como la Plaza de Bolívar donde reciben comida.

En Bogotá la historia evidencia que en los años 60 la Plaza de Bolívar era un lugar en donde no había palomas porque no existía la cultura de alimentarlas. Con el paso del tiempo se fue creando una cultura de explotación de estas aves para fomentar el turismo; paulatinamente se volvió común alimentarlas para que se acercaran al humano sin miedo.

Durante un fin de semana en el que se incrementa la cantidad de turistas en la plaza, el número de palomas puede superar los 3.400 animales. De lunes a viernes esta cifra llega apenas a 1.300. Lo que demuestra que estas aves visitan el lugar únicamente para recibir alimento, según un estudio del Instituto Distrital de Protección Animal.

Clara Lucía Sandoval, directora del instituto respondió algunas inquietudes de los ciudadanos en Caracol Escucha a sus Oyentes, de 6AM Hoy por Hoy.

¿Ha aumentado el número de palomas en Bogotá?

Sólo en la Plaza de Bolívar en un fin de semana pueden encontrarse más de 3.700 palomas. El estudio que hicimos demuestra que en un metro cuadrado debería haber cinco palomas y en la Plaza de Bolívar llega a 33.

¿Qué acciones se han implementado en Bogotá para evitar que proliferen las palomas?

Lo que estamos haciendo es desarrollar un estudio y comenzar un trabajo corto y a mediano plazo en campañas informativas para que los ciudadanos no alimenten a las palomas para evitar sobrepoblación.

¿Por qué no se debe alimentar a las palomas?

Las palomas en plazas, tejados, plazas, cuando las alimentamos las acondicionamos a buscar la comida fácil y ellas deben buscarlo de forma natural porque de lo contrario se reproducen sin control y pierden sus comportamientos naturales.

¿Qué enfermedades produce una paloma y cómo pueden contagiar a las personas?

Los alimentos contaminados con excretos de paloma pueden causar en las personas enfermedades diarreicas. Los niños menores de cinco años, adultos mayores y personas con VIH están expuestos a desarrollar algún tipo de afección respiratoria, debido a los hongos que crecen en las palomas. Adicionalmente, la acumulación de plumas puede causar alergia respiratoria.

De otra parte, una investigación desarrollada por Gustavo Cuadros Trillos, científico y docente de la universidad de La Salle, revela que las palomas son hospederos de ácaros hematófagos, es decir, una especie concreta de estos artrópodos cuya principal característica es chupar sangre, aspecto que genera y propaga un abanico de infecciones y alergias, como Rinitis, Asma y, especialmente Dermatitis pruriginosa, difícil de diagnosticar debido a su similitud con otras enfermedades entre las que tales como como Rickettsiosis y Ehrliquiosis.

“Los ácaros “chupa sangre” están presentes en el nido de la paloma y en sus plumas, así que al contacto con las personas de una forma muy sencilla llegan a la ropa, luego a las habitaciones y por último a los colchones donde por la temperatura y humedad les gusta hospedarse”, explica Cuadros.

¿Por qué la paloma es considerada símbolo de la paz?

Señala la Biblia que tras el diluvio universal, Noé envió una paloma, que regresó con un ramo de olivo en el pico, como una señal de que las aguas se habían retirado y que la tierra firme estaba lista otra vez para ser habitada. Desde entonces, la paloma fue considerada como símbolo de la paz.