¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

“Las prostitutas van por la calle semidesnudas y consumiendo drogas”

Caracol Radio habló con residentes de El Rubí, el barrio aledaño a los prostíbulos cerrados el fin de semana por la Fiscalía.

El barrio El Rubí queda justo al lado de la zona de tolerancia que surgió de facto en el sur de Cartagena, en el sector conocido como Bomba El Amparo, y donde la Fiscalía cerró tres establecimientos de entretenimiento para adultos donde se encontraron a casi cincuenta mujeres que eran explotadas sexualmente.

Caracol Radio, en múltiples ocasiones, había recibido la denuncia de los moradores de este sector acerca de los problemas de convivencia y orden público que estos establecimientos traían para su comunidad.

La comunidad, a pesar de celebrar los operativos que se realizaron, sigue preocupada, pues el número de establecimientos en los que se ejerce la prostitución en esa zona residencial es superior a los lugares que fueron cerrados.

Mónica Colón, de la junta de vecinos del barrio El Rubí, afirmó que las prostitutas caminan semidesnudas en las calles y consumen drogas delante de los niños y adultos del sector, situación que por más que han reprochado, no ha cambiado.

“Es constante el consumo de droga en la vía pública. Estas mujeres caminan semidesnudas consumiendo su vicio, fumando marihuana, y ya no podemos sentarnos en las puertas porque parece que estuviéramos nosotros fumando el vicio. Hay mucho niño en el barrio que convive y permanentemente está viendo a estas mujeres semidesnudas y consumiendo drogas, no podemos ya dejar a los menores jugar en la calle”, declaró a Caracol Radio.

“Con los propietarios de los establecimientos, y con estas mujeres, ha sido imposible hablar para pedirles que se mesuren. Nos toca echarles la policía y a veces no es tan efectivo. Creen que están en el patio de su casa”, sostuvo Colón.

La líder comunal le contó a Caracol Radio cómo en los últimos meses se incrementó el número de prostitutas venezolanas en esa zona, llegando incluso a ser mayoría. Además, explicó que es falso que a las mujeres las mantuvieran encerradas, pues ellas salían libremente y andaban por las calles.

Cargando