¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Fue liberada en Cali la hija del alcalde de Sipí Chocó

La joven había sido privada de la libertad desde el sábado 4 de agosto cuando llegaba a su casa en el oriente de la ciudad

Sara Rosmery Largacha llegaba a la casa de su tía en el barrio Vallegrande, el sábado 4 de agosto en horas de la noche, luego de compartir con un grupo de amigos, pero nunca llegó a su casa. Realmente Sara, no recuerda cómo ocurrió el secuestro, sólo recuerda que se despertó al otro día en un lugar extraño y ella preguntó qué pasaba y le respondieron que al otro día se iba, luego comprendió su situación.

El operativo de rescate de Sara Largacha de 19 años, hija del alcalde de Sipí Choco, Luis Largacha, que duró secuestrada ocho días, comenzó el mismo día que tuvieron conocimiento del caso dijo el General Hugo Casas, Comandante de la Policía Metropolitana de Cali.

Estaba en manos de alias “El Paisa”, jefe de una banda denominada “Los Haitianos” en el barrio el Vallado en la ciudad de Cali. Esta estructura delincuencial dedicada al narcotráfico en el oriente de la ciudad ya ha sido objeto de varios operativos, en los que se han capturado aproximadamente 30 personas. Durante el rescate se logran dos capturas más y la incautación de un arma de fuego, además, se logra vincular a alias “El Paisa”, el jefe de esta organización en el secuestro de Sara.

Según lo dijo el General Casas, uno de los capturados es venezolano, esta persona se estaba prestando para cuidar a Sara y evitar que se fugara, la otra persona es una mujer, que al parecer es la esposa de alias "El Paisa".

Según un vídeo que enviaron los captores al alcalde de Sipí, su hija estaba con los ojos vendados y amarrada de pies y manos, exigiéndole por su liberación 800 millones de pesos, de lo contrario le iban a ir enviando partes de su cuerpo, contó luego el mandatario de Sipí.

Por su parte Sara Largacha, comentó que siempre estuvo con los ojos vendados, que sólo la amarraron el día que le enviaron las imágenes a su padre, que le daban de comer, que sentía mucho calor, pero nunca le decían cuando se podía ir. Sus días de cautiverio fueron muy traumáticos extrañando a su familia, ya sentía como si se fueran a matar, dijo la joven de 19 años.

Al preguntarle qué pensaba del dinero que pedían por su rescate, con una expresión de resignación dijo que “no sabía cuánto dinero le estaban exigiendo a mi padre, ellos me decían que donde supiera me moría. Yo decía que si eran ¿200 millones? Una vez escuché que 500 millones, yo dije wao ya se acabó mi vida y comencé a llorar, pero nunca gritaba porque si gritaba pensé que me iban a hacer algo”

Cuando Sara sintió a la policía se puso nerviosa porque no sabía que podía pasar, hasta se desmayó. Cuando le dijeron que tranquila y la abrazaron se sintió en paz.

En total fueron 30 integrantes del Gaula de la Policía Nacional que participaron en el operativo, comenzando las actividades desde muy temprano, culminando con el rescate de Sara. Fue un trabajo intenso llegar hasta el lugar, porque es de difícil acceso, más o menos unos 50 metros de pasillos oscuros hasta llegar a una escalera para acceder a un segundo piso donde tenían a Sara con los ojos vendados, dijo el General Casas.

El encuentro con su familia fue muy emotivo, hija y padre se abrazaron con la tranquilidad de haber pasado lo peor. 

 

 

Cargando